Creador por Dios para ser triunfadores

Creador por Dios para ser triunfadores

Siete propósitos de Dios para nuestra vida que nos encaminan al éxito y la realización personal…

Fernando Alexis Jiménez

El letrero era pequeño,  construido en bronce y primorosamente cuidado de tal manera que, con los rayos del sol, brillaba intensamente y resultaba llamativo. Decía simplemente: “Club de los fracasados”. Dominaba sobre una callecita estrecha, con casas de arquitectura colonial de adobe y cal, en una ciudad capital de Centroamérica.

No se equivoque—me dijo un vendedor de dulces–. Allí llega mucha gente. Hombres y mujeres de todas las edades. Vienen cuando se acerca la noche. Dicen que beben un trago y conversan con quienes comparten su condición de fracasados–.

En lugares aislados de la ciudad, cuando comienza a morir la tarde y el sol amenaza con esconderse perezoso y somnoliento sobre las encumbradas montañas, personas de todas las clases sociales y profesiones, se preparan para ir al lugar. Consideran  que el “Club de los fracasados” es el lugar donde encuentran refugio.

Nadie te cuestiona. Uno se siente bien con otras personas que como yo, jamás lograron nada y hoy sólo esperan que sus vidas terminen, convencidos que no avanzaremos y que, cada minuto de tristeza y de dolor, es una pesada cruz que llevamos a cuestas–, me explicó una profesionista en educación que no pierde ocasión para darse cita en ese lugar. Su esposo Raúl, y sus dos hijos jóvenes, se acostumbraron a que llegue a casa pasadas las once de la noche, tras horas de conversión con otros derrotados como ella.

Los días no tienen sentido para ellos. Su existencia se desenvuelve entre la desesperanza y el pesimismo. “¿Para qué vivir?”, dijo José Ramón, el administrador del negocio que a duras penas me permitió ingresar después de mucho insistirle. Dentro hay hombres y mujeres de todas las edades, perdidos en una bruma pesada por el humo del cigarrillo y el penetrante olor a alcohol, fruto de una amalgama de todos los licores que consumen a sorbos, viendo cómo pasa el tiempo.

Alrededor nuestro millares de seres humanos pertenecen al “Club de los fracasados”. Puede que no hayan pagado afiliación ni tengan carné de miembros, pero voluntariamente se matricularon porque consideran que su vida no tiene propósito y que no vale la pena seguir luchando.

¿Cómo evaluaría su vida?

Imagine por un instante que llegó el final de sus días. Sabe que le quedan pocas horas para cruzar el umbral en el viaje hacia el más allá. Y Dios le pide que califique cómo fue su vida. ¿Cuál sería su evaluación?¿Fue una vida productiva, se limitó simplemente a sobrevivir o, sencillamente, hizo el tránsito por esta tierra sin pena ni gloria?¿Considera por el contrario, que su vida fue dolorosa, plagada de derrota y sinsabores?

Recuerde siempre que Dios nos concibió para ser vencedores...

A Jacob, uno de los patriarcas de Israel, le hicieron esa pregunta. Confrontó su realidad. Ocurrió cuando viajó con su familia hasta Egipto, donde su hijo José ocupaba un alto cargo en la corte real del faraón.

“Entonces José fue a ver al faraón y le dijo: <<Mi padre y mis hermanos han llegado desde la tierra de Canaán. Vinieron con todos sus rebaños, sus manadas y sus posesiones, y ahora están en la región de Gosén>>. Entonces José hizo entrar a su padre Jacob y se lo presentó al faraón. Entonces Jacob bendijo al faraón. –¿Cuántos años tienes?–, le preguntó el faraón. Jacob respondió:–He andado por este mundo ya ciento treinta arduos años; pero mi vida ha sido corta en comparación con la de mis antepasados.”(Génesis 47:1,7-9. Nueva Traducción Viviente)

La calificación de Jacob a su existencia fue dura: arduos años. En esas dos palabras resumió toda su existencia. Lucha, dolor y desesperanza. Otras versiones como la Reina Valera1960 traducen “pocos y malos”, refiriéndose a su desenvolvimiento en toda su vida.

¿Acaso es la misma apreciación que tiene sobre su propia existencia? ¿Hasta el momento sólo ha experimentado “lucha, dolor y esperanza”? Si es así, le invito a hacer un alto en el camino. ¡ Dios lo creó para ser un triunfador, no un fracasado! La decisión de triunfar o fracasar, está en nuestras manos. ¿La razón? Dios colocó en nuestro ser, desde antes de la fundación del mundo, todas las potencialidades para ser ganadores. Basta que desarrollemos los dones y talentos del que nos proveyó, para llegar a la cima del éxito.

Un plan para su vida

Dios tiene un plan específico para su vida. Desde la creación del mundo nadie ha sido ni será igual a usted. El Señor lo hizo único e irrepetible. Su ADN, iris o huellas dactilares, para mencionar sólo algunas de las características biológicas individuales, jamás han sido iguales en dos personas. Sobre esta base, permítame recordarle que usted es muy pero muy especial para el Señor.

En esa dirección, comparto Siete Propósitos de Dios para su vida. Puedo asegurarle que conocerlos y aplicarlos, marcará un “antes y un después” en su existencia. Nada volverá a ser igual y podrá avanzar de manera eficaz en el proceso de crecimiento personal y espiritual.  

1.- Disfrute la vida plenamente

Dios nos creó para disfrutar la vida. Ordenadamente, bajo principios y valores, pero con un propósito claro: que experimentemos plenitud en nuestra cotidianidad. No un día sino toda la vida.

El rey Salomón impartió una enseñanza que cobra particular vigencia para nuestro tiempo: “Aún así he notado al menos una cosa positiva. Es bueno que la gente coma, beba y disfrute el trabajo que hace debajo del sol, durante el corto tiempo de vida que Dios le concedió, y que acepte su destino. También es algo bueno recibir riquezas de parte de Dios y la buena salud para disfrutarlas. Disfrutar del trabajo y aceptar lo que depara la vida son verdaderos regalos de Dios. A esas personas Dios las mantiene tan ocupadas en disfrutar la vida que no pasan tiempo rumiando el pasado.”(Eclesiastés 5:18-20, Nueva Traducción Viviente)

Imagine por un instante el escenario cuando nuestro amoroso Padre celestial creó el universo y la tierra. Los hizo en su conjunto para que usted y yo los disfrutáramos. Su amor infinito se ocupó de crear las condiciones para que pudiéramos disfrutar la vida. Quienes nos empecinamos en hacernos la vida difícil, somos usted y yo. Y cada vez que nos empeñamos en amargarnos la existencia, vamos en contravía de lo dispuesto por el Señor. Con nuestras acciones le decimos: “Tu quieres para mí una vida plena, pero yo prefiero el sufrimiento”.

2. Disfrute las bendiciones

Por naturaleza soy cuidadoso con los libros. Cierto día se cayó de la mesa de noche uno de mis textos preferidos. Y no puedo ocultarlo, me contrarié. No con nadie en particular sino conmigo mismo, por el descuido. Ese día Dios me habló. No voy a decirle que con voz audible sino a mi corazón. Sentí que me dijo: “Te he dado las cosas para que las disfrutes. Si se echa a perder ese libre, ¿acaso no tengo el poder para darte otro nuevo?”. Si usted conociera lo cuidadoso que soy con todo lo que tengo, quizá comprendería la trascendencia que significó esa enseñanza de Dios para mi vida.

Igual con usted. Pregúntese por un instante: ¿Cuántas veces compró un vestido que jamás se puso para que no se le dañara?¿Tiene zapatos que no usa para que no se gasten?¿Ahora hasta el último centavo y se priva incluso de comerse algún alimento sabroso sólo con el propósito de amasar más dinero? Puedo asegurarle que la lista podría ser infinita de las enormes bendiciones que Dios nos ha provisto y que no disfrutamos a plenitud.

Cuando vamos a la Biblianos instruye que: “La bendición del SEÑOR enriquece a una persona y él no añade ninguna tristeza.”(Proverbios 10:22, Nueva Traducción Viviente), y también aquella recomendación del apóstol Pablo: “Enséñales a los ricos de este mundo que no sean orgullosos ni confíen en su dinero, el cual es tan inestable. Deberían depositar su confianza en Dios, quien nos da en abundancia todo lo que necesitamos para que los disfrutemos.”(1 Timoteo 6:17, Nueva Traducción Viviente)

Reflexione por un instante en la enorme cantidad de bendiciones que Dios ha regalado a su vida diariamente. Y lo sigue haciendo: trayendo a su existencia bendiciones. ¿Usted las disfruta al máximo? ¿Valora esos regalos de Dios? Haga un examen honesto de la situación y, desde hoy, aplique los cambios que considere oportunos con el fin de que viva con plenitud.

3. No se deje gobernar por los afanes

Resulta irónico que desde el comienzo de la creación, el género humano se ha visto obsesionado por el tiempo. Millares de hombres y mujeres van de un lado a otro, corriendo literalmente. A este hecho sume el que esas mismas personas no descansan por una preocupación enraizada en qué pasará mañana. No han terminado una jornada y ya están ocupándose en pensar la que vendrá. Preocuparse se convirtió para ellas en una fijación.

Consciente que era algo cotidiano para infinidad de personas el afanarse y, además los enormes perjuicios que representa en los planos espiritual y físico (angustia, desesperanza, enfermedades), el Señor Jesús nos instruyó: “Por eso les digo que no se preocupen por la vida diaria, si tendrán suficiente alimento y bebida, o suficiente ropa para vestirse. ¿Acaso no es la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa?… Así que no se preocupen por todo eso diciendo: ¿Qué comeremos?, ¿qué beberemos?, ¿qué ropa nos pondremos?. Esas cosas dominan el pensamiento de los incrédulos, pero su Padre celestial ya conoce todas sus necesidades. Busquen el Reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten”(Mateo 6:25, 31-33, Nueva Traducción Viviente)

Lo más lamentable es que muchas personas ocupadas en el qué pasara mañana, nunca ven ese mañana. Disfrute el hoy al máximo, pero disfrútelo en Dios, sacando especial provecho del cúmulo de bendiciones con las que Él nos bendice cada día.

4. No se dé por vencido fácilmente, persevere

Nadie llega jamás a la cima de una cumbre si primero no desarrolla el proceso de escalar metro por metro, sobreponiéndose a caminos tortuosos y etapas difíciles. En cierta medida, cada quien paga un precio para alcanzar el punto más alto de la montaña. La vida cristiana también está signada por el esfuerzo y la perseverancia. Dos elementos que son esenciales para ser los hombres y mujeres de éxito que Dios tiene planeado para nosotros.  

Perseverar no es otra cosa que avanzar por encima de las circunstancias, muchas de las cuales son adversas y es previsible que surjan a nuestro paso. Usted y yo somos quienes decidimos si caemos en un estado de estancamiento o incluso, si nos dejamos arrastrar por un revés espiritual o personal, o definitivamente seguimos adelante.

El autor de la carta a los Hebreos ofrece una instrucción magistral que sintetiza uno de los propósitos del Señor para nuestra existencia: “Por lo tanto,  ya que estamos rodeados por una enorme multitud de testigos de la vida de fe, quitémonos todo peso que nos impida correr, especialmente el pecado que tan fácilmente nos hace tropezar. Y corramos con perseverancia la carrera que Dios nos ha puesto por delante. Esto lo hacemos al fijar la mirada en Jesús, el campeón que inicia y perfecciona nuestra fe. Debido al gozo que le esperaba, Jesús  soportó la cruz, sin importarle la vergüenza que ésta representaba. Ahora está sentado en el lugar de honor, junto al trono de Dios.”(Hebreos 12.1, 2. Nueva Traducción Viviente)

Tenemos una meta específica en la vida: vivir a Cristo y desarrollar en nuestro ser, las enormes potencialidades, dones y talentos de las  que Dios nos proveyó para alcanzar la realización plena, y es en esa dirección—hacia la meta—que debemos avanzar.

Jamás olvide que Dios nos creó con la condición de vencedores y  no de fracasados. Por ese motivo, cualquiera que sea la situación que enfrente en la vida, siga adelante. Avance. Que nada le detenga. Ponga su mirada en el amado Salvador y de pasos camino hacia la victoria. Tenga presente que usted es un triunfador.

5. No viva atado por el pasado

Una amable señora a quien conozco desde hace algún tiempo, ha pasado la mayor parte de su vida atada al pasado y –por esa condición–, no ha podido disfrutar plenamente su presente. El día que le hable de lo imperativo que era renunciar al ayer para vivir el hoy, se quedó mirándome fijamente, inquisitiva. No musitó palabra, simplemente se me observaba como si no creyera lo que le decía. Pidió que habláramos otro día.

Tiempo después me dijo que aquél día ella sintió que no podía renunciar a sus recuerdos, aún cuando le causaran daño. Igual que ella, millares de personas hoy día están atadas por el pasado. No pueden avanzar, pero voluntariamente no quieren hacerlo.

Refiriéndose a su proceso de crecimiento personal y espiritual en Jesucristo, en el que había tenido que renunciar a muchas cosas que le amarraban a tiempos idos, el apóstol Pablo escribió: “No quiero decir que ya haya logrado estas cosas ni que se haya alcanzado la perfección; pero sigo adelante a fin de hacer mía esa perfección para la cual Cristo Jesús primeramente me hizo suyo. No, amados hermanos, no lo he logrado, pero me concentro sólo en esto: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual dios nos llama por medio de Cristo Jesús.”(Filipenses 3:12-14, Nueva Traducción Viviente)

Mantenernos anclados en las derrotas, desengaños, tristezas y el dolor del ayer, nos impide avanzar. Tenga claro que el pasado debe quedar en el pasado. Nada determina que si el pasado fue de fracaso el presente no pueda ser de victoria, como sin duda lo será con ayuda de Dios.

6. Despójese de toda carga de amargura, odio y resentimiento

Conocí a un hombre que sólo después de veinte años de convivencia, descubrió que amaba a su cónyuge. Lamentablemente vino a tomar conciencia de esa realidad, cuando su esposa agonizaba a pocos metros, en una unidad de cuidados intensivos en una clínica de nuestra amada Santiago de Cali. Ella agonizaba como consecuencia de una enfermedad terminal.

Si Dios me diera la oportunidad de ver restablecida a mi esposa, con salud, aprovecharía cada instante para borrar el pasado y no perder tanto tiempo en discusiones”, me dijo con tristeza; sin embargo, no tuvo esa posibilidad porque su esposa murió horas más tarde.

Infinidad de personas sufren lo indecible porque consumen sus días odiando. Esa proclividad a odiar a todos y a todo, les lleva a experimentar una condición permanente de amargura que pinta sus días color gris, nublados por la desesperanza.

Salir de esa situación parte de una decisión personal, como enseñó al apóstol Pablo: “Líbrense de toda amargura, furia, enojo, palabras ásperas, calumnias y toda clase de mala conducta. Por el contrario, sean amables unos con otros, sean de buen corazón, y perdónense unos a otros, tal como dios los ha perdonado a ustedes por medio de Cristo.”(Efesios 4:31, 32, Nueva Traducción Viviente)

Sea libre de un pasado de odio y amargura. Es cierto, en sus fuerzas no podrá lograrlo, pero sí con ayuda de Dios que quiere acompañarlo en el proceso. Recuerde siempre que el Señor estará a su lado para ayudarlo.

7. Entregue todas sus cargas en manos de Dios

Las cargas nos impiden avanzar. Piense en alguien que escala una montaña con un fardo al hombro. Sin duda, se le dificultará el ascenso. Es lo mismo que ocurre con nosotros cuando llevamos pesadas cargas (preocupaciones, inquietud, afanes, problemas) que se convierten en un enorme obstáculo para crecer en las áreas espiritual y personal.

Nuestro amado Salvador instruyó al respecto, que debemos llevarle todo aquello que nos impide dar pasos hacia adelante: “Luego dijo Jesús:<<Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso>>. Pónganse mi yugo. Déjenme enseñarles, porque yo soy humilde y tierno de corazón, y encontrarán descanso para el alma. Pues mi yugo es fácil de llevar y la carga que les doy es liviana.”(Mateo 11:28-30, Nueva Traducción Viviente)

El apóstol Pedro, por su parte, enseñó que a través de la oración podemos encontrar paz espiritual. Orar es hablar con Dios y a través de esos espacios de encuentros íntimos con el Señor, podemos entregarle todo aquello que nos impide seguir adelante: “Así que humíllense ante el gran poder de Dios y, a su debido tiempo, él los levantará con honor. Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes.”(1 Pedro 5:6, 7. Nueva Traducción Viviente)

Dios nos concibió como hombres y mujeres vencedores. Desarrollar esas potencialidades en nuestro ser es posible cuando le entregamos todas las cargas al Señor. Es una oportunidad maravillosa, dentro de los Siete Propósitos de Dios para nuestra vida, que nos permite llegar cada día a nuevos niveles en el proceso de crecimiento personal y espiritual.

Es tiempo de recibir a Cristo en su corazón

La mejor decisión que toda persona puede tomar, es rendirse a Cristo, Abrirle las puertas de su corazón. Es sencillo, basta que le diga en oración allí donde se encuentra; “Señor Jesucristo, reconozco que he pecado y que hasta hoy, mi vida ha sido un fracaso porque la mente del viejo hombre me dominaba. Gracias por morir por mis pecados en la cruz y abrirme las puertas a una existencia renovada. Te recibo en mi corazón como único y suficiente Salvador. Haz de mi la persona que tú quieres que yo sea. Amén”

Puedo asegurarle que su vida jamás será la misma. Aceptar a Cristo es la mejor decisión. Ahora tengo tres recomendaciones para usted: la primera, que ore diariamente. Orar es hablar con Dios. La segunda, que leala Biblia. Esun libro maravilloso en el que aprenderá principios para el crecimiento y la transformación personal y espiritual, y por último: comience a congregarse en una Iglesia cristiana. Otras personas que comparten su fe en Jesucristo, le ayudarán en el proceso de cambio.

Si tiene alguna inquietud, no dude en escribirme a pastorfernandoalexis@hotmail.com o llamando al (0057) 317-4913705.

© Fernando Alexis Jiménez

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s