SERMONES

 

Título: ¿Qué adoración tributamos a Dios?

 

Lectura Bíblica: Lucas 7:36-47

 

Introducción:

 

Es importante que al hablar de adoración tengamos en cuenta qué es adoración y de qué manera adoramos al Dios de poder en el que hemos creído. ¿Por qué razón? Porque puede que la adoración que le rendimos no sea a Él propiamente. Es allí donde cabe recordar lo que enseñó el Señor Jesús en el sentido de que el Padre celestial anda buscando verdaderos adoradores (Juan 4:23, 24). El propósito al leer el texto hoy es que conozcamos la verdadera adoración y comencemos a practicarla en nuestra intimidad con Dios.

 

I. Necesitamos conocer al Dios al que adoramos (vv. 36-38)

 

1. Es necesario identificar claramente qué es y qué no es adoración a Dios

 

2. La mujer del relato se colocó tras el Seño

llenura

Dios nos asegura el crecimiento espiritual permanente

r Jesús, y le dio el primer lugar (v. 38)

 

a. Se postró delante del Señor Jesús

 

b. Reconoció la grandeza del Señor Jesús

 

3. Sólo podemos rendir una verdadera adoración cuando conocemos Quién es el Dios al que adoramos (Cf. Salmo 22:3)

 

a. ¿Quién es Dios para nosotros?

 

b. ¿Hemos permitido que Dios se revele a nuestra vida?

 

4. El Señor Jesús nos enseñó que se adora a Dios en oración, humildad y sujetos a Su voluntad (Hebreos 5:7, 8)

 

II. El principio fundamental de la adoración es rendición a Dios

 

 

1. Adoramos a Dios cuando nos rendimos a Él(v. 38)

 

a. Dejar de lado el orgullo

 

b. Postrarnos ante Él

 

c. Humillarnos ante Él

 

d. Quebrantarnos ante Él

 

2. Dios ama la humildad de un corazón que le adora (Salmo 51:17)

 

3. Dios habita en medio de los humildes, que le adoran de corazón (Isaías 57:15)

 

4. Dios escucha las oraciones de los humildes (salmo 34:17, 18)

 

III. La verdadera adoración nace de un corazón arrepentido que guarda gratitud por el amor y misericordia de Dios

 

1.  Una vida de adoración a Dios despertará oposición, crítica y envidia (v. 39)

 

a. La mujer pecadora sí sabía quién era el Señor Jesús

 

b. El fariseo, a pesar de su religiosidad, no había reconocido al Señor Jesús

 

2. El Señor Jesús no cuestionó a una mujer arrepentida con sinceridad (vv. 40-43)

 

3. El Señor Jesús puso de relieve el valor del arrepentimiento y conversión sincera de toda persona (vv. 44-48)

 

Conclusión:

 

Todos los creyentes decimos adorar a Dios, pero lo más probable es que no sea más que demostraciones exteriores, sin una verdadera rendición y sujeción a Dios. Someternos a Su voluntad constituye una forma de adoración que agrada en Su Presencia (Salmo 107:22; Hebreos 13:15, 16). Es esencial que revisemos nuestra vida. ¿Cómo andamos con Dios?¿Realmente le estamos adorando, como corresponde? Si hay falta de sujeción a la voluntad de Dios, es importante que reconozcamos ese error delante del Padre celestial y nos dispongamos para el cambio. Nuestro amado Señor nos ayudará en ese proceso de crecimiento personal y espiritual que anhelamos.

 

Léanos en www.guerraespiritual.org y www.selecciondeestudiosbiblicos.org

 

Título: El poder  transformador del Espíritu Santo nos permite una vida con frutos

Base Bíblica: Efesios 1:13, 14; 2 Corintios 1:21, 22; Filipenses 1:6; Juan 15:1-5

Introducción:

Con frecuencia encontramos personas desalentadas porque, en su criterio, resulta muy difícil mantenerse firme en el proceso de cambio y crecimiento personal y espiritual. Igualmente es muy frecuente que se den por vencidas fácilmente. ¿Realmente es esto así? Por cierto que no. La razón en sencilla, si permanecemos prendidos de la mano del Señor Jesús y la llenura del Espíritu Santo permanece en nosotros, no habrá obstáculo que nos detenga y cada paso que demos en Él, será un paso firme, hacia la victoria.

 I. El Espíritu Santo produce transformación y poder en nuestra vida

 1. El Espíritu Santo comienza su obra transformadora en nuestra vida desde el momento que nos convertimos a Cristo Jesús (Efesios 1:13, 14; 2 Corintios 1:21, 22; Filipenses 1:6)

a. Fuimos sellados con el Espíritu Santo para el día de la redención (Efesios 4:30; 2 Corintios 5:5)

b. Dios no nos da el Espíritu Santo por medida (Juan 3:34)

c. No debemos permitir que nuestras acciones apaguen al Espíritu Santo (1 Tesalonicenses 5:19)

 2. El Espíritu Santo produce transformación en nuestra vida. El Espíritu Santo dijo que por los frutos seríamos conocidos (Mateo 7:19; Lucas 13:7-9; Mateo 3:10)

 3. El poder del Espíritu Santo hace posible nuestra transformación (2 Corintios 3:18)

 II. El poder transformador del Espíritu Santo nos permite ser cristianos que llevan fruto

1. La Presencia del Espíritu Santo en nuestra vida se hace evidente (Lucas 6:43, 44) 

2. Muchas señales externas no identifican, necesariamente, a alguien en quien obra la llenura del poder del Espíritu Santo (Mateo 7:21-23; 2 Timoteo 2:2-5; Apocalipsis 16:13, 14)

“Jesús dijo que podemos conocer un árbol por el fruto que produce. Una persona se revela no tanto por lo que profesa con los labios, sino por lo que es. Los dones del Espíritu Santo se conceden a la iglesia para el ministerio. El fruto del Espíritu Santo da al hijo de Dios de modo que su vida pueda ser cambiada.”(Richard W. O´ffil. “El fruto divino” Editorial APIA. EE. UU. 2010. Pg. 6)

3. El fruto del Espíritu Santo está íntimamente ligado al ser. La transformación que producen en nosotros es lo que nos permite ser cristiano que ejercen influencia en otras personas.

III. El poder del Espíritu Santo en nuestra vida se extiende al mundo

1. Nos movemos en el poder de Dios su permanecemos unidos al Señor Jesucristo (Juan 15:1-5)

a. Si permanecemos en Jesús el Señor, siempre llevaremos fruto (Juan 15:2)

b. Sólo llevamos fruto si permanecemos unidos a la vid que es Cristo (Juan 15:2)

2. Dios es glorificado cuando llevamos fruto (Juan 15:8)

a. ¿Glorificamos a Dios con lo que hacemos?

b. ¡Cuál es el objetivo final de lo que hacemos?

3. Si el Espíritu Santo se mueve en nuestra vida, será evidente al mundo en el que nos desenvolvemos (Mateo 7:16, 20)

a. Todos los que son verdaderos cristianos llevan fruto para Su gloria

b. Hay una enorme diferencia entre hacer lo bueno y ser bueno.

Conclusión:

Dios desea que experimentemos una vida espiritual victoriosa. No quiere que andemos en derrota, dándonos por vencidos fácilmente cuando cometemos un error y consideramos que la vida cristiana es muy difícil, sólo posible para algunos súper-espirituales. ¡Tremendo error! Si permite que el poder del Espíritu Santo fluya en su vida, tendrá una vida cristiana victoriosa.  ¿Cómo fluir en el Espíritu? Cuando estamos íntimamente unidos al Señor Jesucristo. La oración es un paso esencial, porque orar es hablar con Dios y nos ayuda a caminar en la voluntad de Aquél que nos creó y que es poderoso para llevarnos a vencer tentaciones y elevarnos a nuevos niveles (Filipenses 1:6). Hoy es el día para tomar la decisión de caminar de la mano del Señor Jesús, dejando que el Espíritu Santo se mueva con poder dentro de nosotros.

© Fernando Alexis Jiménez

Léanos en www.guerraespiritual.org y www.mensajerodelapalabra.com

 

Título: Comprometidos con el Reino de Dios

Base Bíblica: 2 Timoteo 2:19-21

Introducción:

Todos los seres humanos fuimos creados con un propósito. En el Reino de Dios, todos fuimos concebidos para ser útiles; no obstante, el Señor no nos obliga. Es una decisión personal que parte con la disposición del corazón. Ser vasos útiles está en el Plan de Dios, pero la decisión está en sus manos. Es lo que marca la diferencia entre quienes viven el cristianismo de manera intrascendente o la de quienes influyen en la vida de otras personas como parte clave del plan eterno de Dios.

I. Dios conoce nuestro corazón y la disposición que tenemos para Él (v. 19)

1. En Dios nos afirmamos y crecemos p

noticiadelamordelseor

Dios desea utilizarnos como vasos útiles en la extensión del Reino

ara ser útiles en Su obra

2. En Dios encontramos la cimentación y fortaleza que necesitamos para experimentar la transformación que necesitamos (Cf. Romanos 9:23, 24)

a. En la dimensión personal

b. En la dimensión espiritual

3. Si deseamos ser vasos útiles en sus manos es necesario renunciar a toda maldad (v. 19 c)

II. En el Reino de Dios cada uno de nosotros es un vaso con un propósito específico (v. 20)

1. Dios nos ha escogido para ser de Él, y servirle en Su Reino (Cf. 1 Pedro 2:9)

2. Cada uno de nosotros decide qué vaso quiere ser en el Reino de Dios

3. En propósito de Dios no solo es que seamos útiles sino especiales como vasos de Su Reino

a. Hoy podemos dejar de ser arcilla inútil

b. Hoy podemos someternos en manos de Dios para que nos moldee

III. Dios es quien nos transforma en vasos útiles (v. 21)

1. Disponer nuestro corazón para Dios nos torna en vasos útiles

2. Es necesario desechar y renunciar a toda pecaminosidad en nuestra vida

3. Si dependemos de Dios, llegaremos a ser vasos útiles siempre en Su Reino

Conclusión:

Cuando comprendemos que Dios desea que seamos vasos útiles en Sus manos, reconocemos la necesidad de imprimir cambios en nuestra vida. No es una decisión a la que estemos forzados; es personal, y parte de un corazón dispuesto para el Señor. Una vez tomamos la determinación de cambiar y crecer para servir a Dios, Él nos ayuda porque necesita de nosotros en Su Reino. ¡Hoy es el día para que tome la decisión!

© Fernando Alexis Jiménez

Léanos en www.mensajerodelapalabra.com y www.bosquejosparasermones.com

Título: ¿Cómo enfrentar las circunstancias difíciles y salir victoriosos?

Base Bíblica: Romanos 4:18-24; Hechos 27:13-27

Introducción:

Todos los seres humanos, inevitablemente, hemos enfrentado alguna vez una situación difíciles o quizá, muchas al tiempo. Tal vez una enfermedad, la pérdida de un ser querido, el despido del trabajo o probablemente el que frente a nosotros se cerraran las puertas. ¿Qué hacer en tales casos? La pregunta reviste mucha importancia porque de la forma como actuemos cuando todo está en contra, depende que salgamos airosos y en victoria, o por el contrario, bajo derrota. La diferencia la marca nuestra fe. Si creemos en un Dios de poder que transforma los problemas en bendiciones, sin duda podremos superar cualquier obstáculo que encontremos al paso, como lo hicieron en su momento Abraham y el apóstol Pablo, quienes con su vida y acciones tienen mucho que enseñarnos hoy.

I. Hay situaciones de la vida que nos llevan a perder la esperanza

1. Abraham era un hombre común, a quien Dios llamó a cumplir una misión específica (Génesis 12:1-3)

a. Abraham creyó en esperanza contra esperanza de que tendría descendencia, aun cuando las circunstancias eran adversas (Romanos 4:18 a)

b. Como al apóstol Pablo, quizá también Abraham enfrentó situaciones que le llevaron a experimentar desesperanza (Hechos 27:20)

2. Hay situaciones que nos llevan a perder la esperanza también a nosotros hoy

3. Pese a la desesperanza, tenemos un Dios de poder que cambia las circunstancias (Romanos 8:28)

a. No hay problema más grande que Dios

b. Dios se especializa en convertir los problemas en bendiciones

II. Si tenemos fe en Dios, podemos sobreponernos exitosamente a la desesperanza

1. Pablo enseñó sobre la importancia de tener una buena actitud frente a la desesperanza (Hechos 27:22)

CONFIARa. Pablo tenía una buena actitud

b. Pablo instó a quienes estaban con él a tener buena actitud

c. El temor es un enemigo silencioso (Hechos 27:24; Job 3:24-26)

2. La decisión de cambiar la actitud está en nuestras manos (Proverbios 18:14)

a. Dios nos llama a tener regocijo, pese a las circunstancias, y nos ayuda en este proceso (Isaías 54:1)

b. No podemos dejarnos arrastrar por la desesperanza

3. Si se lo permitimos, Dios intervendrá para sacarnos de la desesperanza (Hechos 27:23)

a. Dio no nos dejará solos

b. Dios nos envía Su poderosa ayuda

c. Dios envía sus ángeles para ayudarnos (Salmo 34:7)

4. En medio de las circunstancias adversas, Dios es nuestro ayudador (Isaías 4:10, 13)

5. Quien desea que cambien las circunstancias adversas que enfrenta, debe confiar plenamente en Dios (Hechos 27:25)

III. Si confiamos en Dios, cambian las circunstancias adversas y recobramos la esperanza

1. Dios bendice y prospera a quienes confían en Él (Jeremías 17:7, 8)

a. No nos debemos desesperarnos por las circunstancias

b. Las circunstancias adversas debemos someterlas en manos de Dios

c. Dios se glorifica cuando aprendemos a confiar en Él

2. Es necesario rendir nuestra vida y cuanto hacemos en manos de Dios, y permitirle que Él obre (Salmo 37:5)

3. Es necesario mantener una actitud de agradecimiento por la intervención de Dios en nuestra vida (Hechos 27:33-35; 1 Tesalonicenses 5:18)

4. A pesar de las circunstancias adversas, Abraham no dudó sino que se fortaleció en fe (Romanos 4:19, 20)

5. Debemos rechazar toda sombra de duda e incredulidad (Romanos 4:20)

6. Debemos estar convencidos del Dios en el que hemos creído (Romanos 4:21)

7. Cuando ejercemos nuestra fe, honramos y glorificamos a Dios (Hebreos 11:8, 11, 17, 18)

Conclusión:

Como hemos aprendido, las circunstancias difíciles son transversales a todo ser humano, cualquiera sea la situación que viva. No obstante, si nuestra fe está depositada en Dios, no solo enfrentaremos los problemas sino que además, saldremos victoriosos. La decisión no está en los demás, que probablemente albergan sombras de duda e incredulidad, sino en cada uno de nosotros cuando nos decidimos a confiar en el Señor. Él nos saca de los problemas para llevarnos a un nuevo nivel, el del triunfo sobre las circunstancias difíciles. Si tenemos fe y confianza en Dios, sin duda vamos a lograrlo.

© Fernando Alexis Jiménez

Léanos en www.selecciondeestudiosbiblicos.org y www.guerraespiritual.org

Visite nuestros Devocionales Diarios en www.eldevocionaldehoy.blogspot.com

Comparta el Altar Familiar en www.elaltarfamiliar.blogspot.com

Título: El amor de Dios y el sometimiento del hombre

Base Bíblica: Juan 14:15; 15:13; 1 Juan 4:16; Hebreos 12:5-11

Introducción:

Uno de los más grandes problemas para el ser humano es que no ha conocido en su plenitud lo que significa el amor de Dios, y menos aún, la forma como debemos corresponder a ese amor.  Cuando llegamos a conocer a nuestro amado Padre celestial, en su verdadera dimensión, realmente podemos serle fieles cumpliendo lo que nos ha mandado—no por obligación—sino porque nace en nuestro corazón corresponder a Su infinito amor. Recuerde que Dios desea que seamos fieles, y es nuestra respuesta al amor que Él nos ha mostrado.

libres

Si amamos a Dios, por amor a Él nos sometemos en Sus manos

1. El distintivo característico del cristiano es el amor (1 Juan 4:16)

            a. Dios es amor

            b. Debemos conocer el amor de Dios

            c. Permaneceremos en Dios si permanecemos en el amor

2. La mayor muestra del amor de Dios fue enviar a Su Hijo Jesús a morir por nuestros pecados (Juan 3:16; 15:13; Romanos 5:8)

3. Mostramos amor a Dios cuando guardamos sus mandamientos (1 Juan 5:3)

4. El amor es el vínculo entre Dios y el hombre

II. El hombre corresponde al amor de Dios con fidelidad

1. Si deseamos caminar en el temor de Dios, correspondiendo a Su amor, debemos imprimir cambios a  nuestra vida (1 Pedro 3:10-12; Juan 12:25)

2. Guardar Su Palabra y Sus mandamientos testimonio nuestro compromiso con Dios (Juan 14:15, 23, 24)

            a. El cristiano debe disciplinar su vida

            b. El cristiano debe renunciar a la mundanalidad

3. Por su misericordia Dios perdona nuestros pecados e inclinación al mal (Romanos 6:23)

4. El Señor Jesús enseñó que una demostración de nuestro amor a Dios es hacer Su voluntad (Juan 6:38; Hebreos 5:8)

III. Corresponder al amor de Dios nos lleva a vivir en una nueva dimensión

1. El Señor Jesús fue ejemplo de sometimiento a la voluntad de Dios (Juan 12:48-50)

2. La Palabra de Dios debe anidar en nuestro corazón (Deuteronomio 6:6, 7)

3. Dios nos guía para que caminemos conforme a Su voluntad (Salmo 34:11; Cf. Hechos 9:31)

4. Dios trata nuestra vida para llevarnos a un mayor grado de compromiso y fidelidad (Hebreos 12:5-11)

Conclusión:

Dios nos llama a experimentar transformación. Su amor imprime cambios en nuestra forma de pensar y de actuar. Cuando somos conscientes de la nueva vida que nos ofrece, comenzamos a caminar en Su voluntad más que por cualquier otra cosa, para retribuir Su amor. Podemos ser fieles, nada impide que lo logremos, pero se debe –ante todo—reconocer que si Dios es Santo,  nosotros por Su infinito amor, debemos también ser santos, comprometidos, fiel a Sus mandatos.

© Fernando Alexis Jiménez

Léanos en www.bosquejosparasermones.com y www.selecciondeestudiosbiblicos.org

Título: Los problemas, ¿cómo afectan la vida del cristiano?

Base Bíblica: 2 Corintios 4:7-10; 1 Timoteo 6:12; 1 Corintios 9:24-27

Introducción:

Generalmente cuando enfrentamos un problema, procuramos resolverlo a nuestra manera y la última alternativa en la que pensamos, es en volver la mirada a Dios. Tremendo error. Es justamente nuestro amado Señor quien nos asegura la victoria en todo momento. No importa que las circunstancias sean adversas, el buen Dios en el que hemos creído, nos asegura la victoria. Hoy es el día para que sometamos nuestra vida en Sus manos y obtengamos excelentes resultados en la meta de derribar los obstáculos que salen al paso.

I.- Ser cristiano no nos exime de tener problemas

1.- La sociedad en la que se desenvuelve el cristiano lo presiona a extremos inimaginables.

2.- Las circunstancias adversas amenazan nuestra tranquilidad y pone delante el desánimo y la desesperanza.

3.- En el proceso de resistir las situaciones adversas, corremos el peligro de estallar.

4.- Los problemas, las presiones y la ansiedad  son previsibles en la cotidianidad del cristiano.

5.- Los cristianos no tenemos asegurado un blindaje frente a los problemas.

II.- El crecimiento cristiano se construye día a día.

1.- No siempre los cristianos estamos en la cima de la victoria. Enfrentamos tropiezos, generalmente inesperados.

          a.- No estamos en un parque de diversiones.

          b.- La vida cristiana no es un jardín de rosas (2 Corintios 4:7-10)

          – No debemos desesperarnos ni rendirnos

          – Aprendemos a perseverar a través de los problemas

2.- Los cristianos vivimos un proceso constante de aprendizaje y crecimiento espiritual.

3.- Son más los días de aprendizaje y crecimiento espiritual que los días de victoria.

PLACIDEZ

Dios desea que encaremos los problemas con fe y confianza, siempre

4.- Hay cuatro conceptos errados en cuanto a la vida cristiana:

a.-Si aceptamos a Cristo, todos los problemas se acaban”. La Biblia no dice eso. Es probable que aumenten.

b.-La Biblia tiene la solución a todos los problemas”. En todos los casos desarrollamos fe y confianza en la guía del Señor.

c.-Si tiene problemas como cristiano, seguramente está en pecado

- Los grandes batalladores de la fe en la historia han enfrentado problemas.

d.-La sana doctrina quita del camino los problemas”. La Biblia es como un mapa.- Nos dice a donde llegamos, pero debemos emprender el camino.

III.- Los problemas no deben impedir el crecimiento del cristiano.

1.- La vida cristiana es un proceso de crecimiento constante y sostenido (Filipenses 3:12-14).

a.- No podemos pretender ser perfectos. Estamos dando pasos adelante (versículo 12)

b.- No podemos vivir atados al pasado ni gloriarnos con la unción de otros tiempos (versículo 13 a).

c.- Avanzamos en el crecimiento de la fe cristiana (versículos 13 a, 14)

Términos Griegos

Meta (Gr. Skopos) Traduce “Una marca sobre la cual fijar la mirada. Un blanco”.

Llamamiento (Gr. Klesis) Traduce “Convocatoria cuyo origen, naturaleza y destino son celestiales”. Implica idea de invitación.

2.- Estamos llamados a pelear la buena batalla de la fe en Jesucristo hasta el último momento, sin desmayar (1 Timoteo 6:12)

a.- Guardando el testimonio cristiano.

b.- Puestos los ojos en la vida eterna.

3.- Si tenemos claridad respecto a nuestra meta, perseveraremos siempre (1 Corintios 9:24-27)

a.- Sometemos nuestra naturaleza carnal a Dios (versículos 26, 27)

b.- Aquello que aprendimos y enseñamos, debemos llevarlo a la práctica (versículo 27)

4.- El crecimiento hacia la perfección es una meta del cristiano (Hebreos 6:1-8)

a.- Crecer y aprender van unidos de la mano.

b.- la Salvación si se puede perder

Términos Griegos

Rudimentos (Gr.Stoiquenion) Traduce “elementos”. En el versículo 1 es arque que traduce “comienzo, lo esencial, lo primero”.

Fundamento (Gr. Katabole) Traduce “Echar hacia abajo, fundar abajo” Voz media, negativamente, de “echar fundamento, cimentar”.

Doctrina (Gr. Didaque) Traduce “enseñanza, bien, dar instrucción, distinguir lo que se enseña”.

Perfección (Gr. Katantisis) Traduce “Ajustamiento, ajustar”.

IV.- A través de los problemas podemos desarrollar madurez espiritual.

1.- Impedimentos para desarrollar la madurez espiritual (Hebreos 5:11-14)

a.- Tardos para oír (versículo 11)

b.- Inclinación a quedarnos en los primeros rudimentos de la fe (versículo 12a)

c.- No disponernos para avanzar en las nuevas dimensiones de la vida de Dios (versículos 12b, 13)

2.- Inmadurez espiritual es ser oidores y no hacedores de la Palabra.

a.- La perseverancia nos lleva a la madurez.

b.- Hay diferencia entre envejecer en el Señor, y crecer en el Señor.

c.- La Palabra de Dios debe a las profundidades de nuestro ser donde se manifiestan nuestras actitudes y se toman decisiones.

3.- Dios no ofrece fórmulas mágicas para alcanzar la madurez cristiana. No es un proceso que se viva de la noche a la mañana.

a.- Es fundamental la perseverancia.

b.- Dios nos enseñará como manejar los problemas.

Conclusión:

Los cristianos enfrentamos dificultades. Es apenas natural que se produzcan. Bajo ninguna circunstancia podemos permitir que se desestabilice nuestra vida ni que caigamos en desesperación e incertidumbre. ¿Qué hacer? Volver la mirada al Señor y permitirle que sea Dios quien tome control de toda situación. Recuerde que Dios hace posible lo imposible, y con Su ayuda, estamos llamados a obtener la victoria cualesquiera sean las circunstancias que estemos enfrentando. ¡En Dios somos más que vencedores!

© Fernando Alexis Jiménez

Léanos en www.bosquejosparasermones.com y www.selecciondeestudiosbiblicos.org

¿El divorcio es la situación a la crisis de pareja? http://consejeriapastoral.wordpress.com/2013/07/14/como-encontrar-salidas-a-la-crisis-familiar/

DEVOCIONALES DIARIOS: La oración, un privilegio extraordinario http://devocionalesdiarios.wordpress.com/2013/07/17/la-oracion-un-privilegio-extraordinario/

ALTAR FAMILIAR: No se aproveche de los demás http://altarfamiliar.wordpress.com/2013/07/17/no-se-aproveche-de-los-demas/

¿Sabía usted que Dios desea prosperarnos? http://centrodeestudiosbiblicos.wordpress.com/2013/07/16/dios-desea-prosperarnos/

¿Cuáles son los principios de un vencedor? http://bosquejosparasermones.wordpress.com/2013/07/17/los-principios-que-rigen-la-vida-de-un-vencedor/

¿Sabía usted que las personas fieles a Dios son generosas? http://centrodeestudiosbiblicos.wordpress.com/2013/07/10/las-personas-fieles-son-generosas/

¿Qué lugar ocupa la oración en la evangelización a los perdidos? http://www.guerraespiritual.org/2010/12/rescatar-los-peridos-que-lugar-ocupa-la.html

¿Conoce los principios que rigen a los ganadores? http://www.bosquejosparasermones.com/2013/07/los-principios-que-rigen-la-vida-de-un.html

Título: Dios honra la fidelidad de sus hijos

Base Escritural: Números 20:1-13

Introducción:

En medio de las circunstancias difíciles, es a Dios a quien debemos volver nuestra mirada. Las crisis tienen salida si buscamos la solución, no en nuestras fuerzas sino en las de Dios. El responde. No nos deja solos. Está siempre con nosotros, para ayudarnos.

I.- Disposición para alabar a Dios en cualquier circunstancia (vv.2-5).

1.- Valorar cuando hemos estado en la presencia misma de Dios (vv.2,3).

PERSEVERANCIA2.- Confiar en Dios. El sabe lo que hace (v.4).

3.- Arrancar de nuestro toda raíz de amargura (v.5).

            a.- Para con Dios.

            b.- Para con nuestra familia.

            c.- Para con el prójimo.

II.- Los problemas deben llevarse a la presencia de Dios (vv.6-8).

1.- Guardarnos las dificultades nos desestabiliza:

            a.- Emocionalmente.

            b.- Espiritualmente.

            c.- Físicamente.

2.- Las cargas debemos llevarlas a Dios (v. 6 a).

La Biblia lo plantea también en Mateo 11:28.

3.- En Dios encontramos refugio y descanso (v. 6 b).

            “… y se postraron sobre sus rostros”

4.- Dios responde si le invocamos (v.6 b).

            “… y la gloria de Jehová apareció sobre ellos”.

5.- Dios ofrece salidas para las crisis (vv.7, 8).

III.- Si somos fieles a Dios, obtendremos resultados

1.- Los mandatos de Dios son explícitos (v.8).

            … No hay lugar para la relatividad…

2.- La fidelidad a sus mandatos debe ser total (vv.9-11).

            … Moisés aplicó “variantes” a los mandatos.

3.- A Dios le agrada nuestra fidelidad a toda prueba (vv.12, 13).

Conclusión:

El paso errado de muchos cristianos  es buscar la solución a los problemas en el camino equivocado. Nuestra primera mirada debe volverse a Dios. En todo momento debemos permanecer fieles a El, no solo en el cumplimiento de los mandatos, sino en nuestra dependencia.

© Fernando Alexis Jiménez

Léanos en www.selecciondeestudiosbiblicos.org y www.guerraespiritual.org

Disfrute de la libertad que Dios le ofrece http://www.bosquejosparasermones.com/2013/01/disfrute-la-libertad-que-dios-le-ofrece.html

Título: Edificando nuestra vida sobre un cimiento sólido

Base Bíblica: Lucas 6:46-49

Introducción:

El mayor problema de todo ser humano es experimentar una vida sin propósito. Una existencia que no tiene un rumbo fijo. Millares de personas en todo el mundo se encuentran en esta situación. Sus días parecieran no tener sentido, van de un lado a otro sin una brújula que les lleve a puerto seguro. La única solución estriba en cimentar nuestras vidas en el Señor Jesús. Él nos asegura la victoria a pesar de que las circunstancias estén en contra. Nuestro amado Salvador cambia todo cuando le permitimos que entre en nuestro corazón y haga de nosotros nuevas criaturas (Cf. 2 Corintios 5:17)

I. Una vida sin cimentación en Dios es una vida

sin propósito

1. El por qué las circunstancias nos mueven el piso, tiene una razón: la falta de solidez espiritual y personal

2. Si no hay buenos fundamentos, nuestra fe y vida cristiana son débiles

a. Las circunstancias, por pequeñas que sean, nos

Women Using Laptop

Dios nos llama a experimentar una vida plena

afectan

b. Nos afecta el qué dirán los demás

c. Nos afectan el desánimo y la frustración

II. Cuando no hay cimentación en Dios nuestra vida cristiana no pasa de ser mera religiosidad (vv. 46, 47)

1. Religiosidad es decirle “Señor, Señor” y no cumplir Sus enseñanzas y mandamientos (v. 46)

2. Un encuentro personal con el Señor Jesús debe ser transformador (v. 47)

a. Un encuentro con Cristo no es únicamente emoción

b. Un encuentro con Cristo debe ser una experiencia permanente

b.1. Venir a Cristo

b.2. Escuchar a Cristo

b.3. Hacer lo que dice Cristo

III. ¿Qué se deriva de una vida cimentada en Dios? (vv. 48, 49)

1. Vivir la Palabra es cimentar nuestra vida sobre sólidos principios (v. 48)

a. Revisar cómo andamos en nuestra vida cristiana (Lucas 14:25-33)

b. Renovar nuestra forma de pensar (Romanos 12:2)

c. Morir al pasado (Lucas 9:62)

d. Emprender una vida en la Palabra. Una decisión personal (Lucas 11:27, 28)

2. Si estamos cimentados en Dios, en cualquier circunstancia nos afirmamos y fortalecemos en Él (v. 48)

3. Vivir conforme a nuestros propios principios nos lleva a la ruina personal y espiritual (v. 49)

Conclusión:

Los seres humanos tenemos oportunidad de cambiar. No importa cuántos errores hayamos cometido. El cambio y principio de crecimiento personal y espiritual comienza cuando sometemos nuestra vida al Señor Jesús. Él nos da la cimentación para emprender esa transformación que hemos anhelado. Y si ya estamos viviendo la vida cristiana, hoy es el día para preguntarnos: ¿Realmente estamos viviendo a Cristo o hay cambios que es necesario imprimir aún a nuestra existencia?

© Fernando Alexis Jiménez

Léanos en www.selecciondeestudiosbiblicos.org y www.bosquejosparasermones.com

Título: Dios convierte las crisis en oportunidades para llegar a un nuevo nivel

Base Bíblica: 1 Reyes 19:1-18

Introducción:

CONTROLTodos los cristianos comprometidos y los líderes, en algún momento de la vida enfrentamos crisis. Puede ser desánimo, persecución, críticas y muchas formas de minar nuestra fortaleza. ¿Qué hacer? El primer y más grande paso es no desprendernos, bajo ninguna circunstancia, de la mano de Dios. Elías después de un momento glorioso en el que confrontó y derrotó a los profetas de Baal y Astarté, terminó desanimado, temeroso y hasta con ganas de morir. Y Dios trató con él. No lo desechó sino que trató con él para llevarlo a una nueva dimensión del ministerio. Igual hace con nosotros, cuando atravesamos crisis y no dejamos de ser fieles en la fe.

I. Como líderes y creyentes comprometidos debemos prepararnos para duras batallas (vv. 2- 4)

1. El enemigo espiritual procura la destrucción de los siervos fieles a Dos (v. 2)

a. Jezabel encarna el propósito del enemigo espiritual por destruir a los creyentes

b. Jezabel encarna el propósito del enemigo de frenar el ministerio de Elías, como ocurre hoy con los siervos de Dios

c. El enemigo desencadena persecución y temor entre los líderes y creyentes que lo permiten

d. Otras herramientas de ataque del enemigo:

d.1. El desánimo

d.2. La crítica

d.3. La oposición

2. El líder y el creyente deben estar preparados para las batallas:

a. Elías sintió temor

b. Elías desconfió de la protección de Dios

c. Elías no enfrentó los problemas

d. Elías prefirió huir

3. Cuando dependemos de nuestras fueras y no de las que provienen de Dios, la frustración, la derrota y el desánimo nos agobian (v. 4)

a. Elías enfrentó el desierto

b. Elías vio afectada su auto estima

c. Elías llegó a creer que la muerte era la única salida

c,1. El final de la vida y ministerio de líderes y creyentes comprometidos no siempre es un final feliz (Números 11:14, 15; Gebreos 11:16, 37, 38)

c.2. El apóstol Pablo quiso morir (Filipenses 1:23)

II. Dios es nuestro pronto auxilio en las batallas que libramos diariamente (vv. 5, 6)

1. Es probable llegar a estar fuera de la voluntad de Dios, como ocurrió con Elías que salió huyendo

2. En medio de las crisis que afectan al líder y al creyente, Dios viene en nuestro auxilio (vv. 5, 6)

3. Si disponemos nuestra vida para dios, Él no terminará el trato con nuestras vidas hasta que hayamos atravesado todo el proceso (vv. 7, 8)

a. A Elías le faltaba mucho aún por hacer, en su vida y ministerio

b. El acompañamiento de Dios para Elías en medio de la crisis fue permanente

III. Un encuentro personal con Dios nos fortalece para enfrentar las batallas y llegar a un nuevo nivel (vv. 9-18)

1. Elías atravesó el desierto hasta llegar al monte Horeb (v. 8 c)

a. En el desierto confrontó el aparente fracaso

b. En el desierto confrontó la soledad, igual que el apóstol Pablo (Cf. 2 Timoteo 4:16)

c. En el desierto confrontó el desánimo

2. En medio de la crisis es necesario que tengamos un encuentro con Dios (v. 9)

a. Elías quiso justificar su escape de la realidad (v. 10)

b. Elías tenía altas expectativas – la conversión de Israel tras la confrontación con los profetas de Baal

c. Elías creía de manera equivocada que era el único con fe en todo Israel

c.1. Dios trató con la baja autoestima de Elías

c.2. Dios trató con el orgullo de Elías

3. Dios se reveló a Elías y lo llevó a un nuevo nivel de su ministerio (vv. 11-13)

a. Dios nos fortalece en las crisis

b. Si dependemos de Dios, las crisis se vuelven una oportunidad y a la vez, una bendición

4. Dios encomendó una nueva misión a  Elías (vv. 14-17)

a. Dios no desecha a sus siervos

b. Dios desea fortalecernos para que le sirvamos más y mejor en el Reino

Conclusión:

Las crisis son inevitables. Las enfrentan creyentes y no creyentes. Lo complejo es cuando los problemas y las batallas, muchas de ellas inmisericordes, tocan a las puertas del líder y cristiano comprometido. La solución no es salir huyendo ni pretender que, muriendo, se resolverán los problemas. La solución estriba en buscar a Dios para fortalecernos en Él y seguir adelante, convencidos que alcanzaremos un nuevo nivel y que, la crisis de hoy, se convertirá en una poderosa bendición.

© Fernando Alexis Jiménez

Léanos en www.selecciondeestudiosbiblicos.org y www.bosquejosparasermones.com

LA MAYORDOMÍA DE LOS PADRES EN LA VIDA DE LOS HIJOS

(2ª Timoteo 1:5)

Dios creo a la familia y le definió los límites de responsabilidad  y autoridad paterna y materna. En esta estructura Dios les otorgó a los padres la tarea de educar a los hijos, pero muchos en su desarrollo, han confundido la disciplina con el castigo y el castigo con el abuso. La disciplina tiene la cualidad de formar y corregir la conducta de los hijos. Es de aclarar que nadie es perfecto en esta tarea. Quiero mencionar dos aspectos básicos, que los padres deben conocer, para ser buenos discipuladores de sus hijos. Conocer y amar a Dios, y conocer y amar a sus hijos

I. CONOCER Y AMAR  A DIOS

 A. Dios es el diseñador, arquitecto e ingeniero de la familia

   1.  Por la naturaleza de pecado, los problemas siempre han estado en la familia

   2.  Somos incapaces de producir las condiciones para una buena familia

celular2

¿Cómo cuida usted de sus hijos? Una pregunta para la que sólo usted tiene la respuesta

   3. Dios nos manda a seguir sus instrucciones

 B. Transmitir los principios y valores divinos a los hijos

   1. La palabra primeramente tiene que estar en el corazón de los padres (Dt. 6:5-7)

   2. Dios sabe que ésta es la fortaleza de la familia

   3. No solo educarlos en el ámbito social

 C. La obligación primaria de los padres (Dt.6:5)

    1.Amar a Dios de forma integral (Dt. 6:5)

    2. No ser un cristiano emocionalista

    3. Los padres son el ejemplo para sus hijos (Fil. 4:9)

II. CONOCER Y AMAR A LOS HIJOS

A. Dios permitió que sus hijos nazcan en el seno de su familia

    1. Para conocerlos debemos consultar al arquitecto de la vida (Sal 139:13,16)

    2. No podemos entrenarlos, sin antes conocerlos (Pr.22:6)

    3. Todos somos diferentes

 B. La familia debe tener a Dios como su fundamento (Sal. 127:1-5)

   1.Los padres son administradores(Mayordomos)  de la propiedad de Dios v.3

   2. Los padres preparan los terrenos, para que hayan buenos frutos v.3

   3.Hay agentes externos que pueden dañar el fruto

   4. Los padres preparan el momento cuando el hijo es lanzado v.4

   5. Los hijos deben  ser estimados v.3

 C. Timoteo fue instruido desde niño en el seno de su familia

    1. Su madre y abuela ejercieron esta tarea (2ª Ti. 1:5)

    2. Lo principal de los padres  es que instruya a su hijo en el conocimiento de Dios

          (2ª Tim. 3:14-15), lo demás es secundario

    3. Esta tarea Dios se la va a demandar en su momento

Conclusión:

Los errores cometidos por los padres en el presente, traerán fatales consecuencias en un futuro muy cercano, no cometa el error de golpear en vez de disciplinar, o gritar en vez de conversar, ni insultar en vez de instruir. Si todavía puede corregir sus errores hágalo para su bien y el de sus hijos, si el tiempo pasó y no lo hizo, solo le queda  pedir la misericordia y el favor de Dios, que le perdone por no haber hecho lo que Dios le pidió que hiciera y que Dios tenga misericordia de sus hijos para que lleguen a heredar la vida eterna……

Es una invitación para basar sus decisiones en el “Manual de Vida” (la Biblia)que les ha sido dado, para mostrar ante nuestros hijos  que nuestras decisiones tienen un fundamento Divino, la PALABRA de DIOS.

© Francisco Cermeño Riwes

Léanos en www.guerraespiritual.org y www.selecciondeestudiosbiblicos.org

 

Título: Una orientación oportuna para los momentos de indecisión

Base Escritural: Génesis 13:1-18).

Introducción:

Hay circunstancias de la cotidianidad en las que no sabemos qué camino tomar. En momentos así no es aconsejable permitir que nos guíen las corazonadas. Por el contrario, es necesario buscar a Dios, bajo el convencimiento que sea cual fuere el sendero que tomemos—conforme a Su voluntad—nos marca la victoria presente y futura.

I.- A Dios hay que reconocerlo en nuestro diario caminar (vv.1-4).

1.- Al comenzar o concluir cada jornada, es importante buscar Su presencia (vv.4, 18).

2.- Es necesario buscar Su orientación cuando estamos ante una encrucijada (Proverbios 3:5).

3.- Con ayuda de Dios tenemos asegurada la victoria (Proverbios 36).

II.- Si Dios va delante nuestro, no hay nada que temer (vv.5-9).

1.- Una característica del cristiano es buscar la solución concertada y pacífica a los problemas (vv.5-8).

2.- En medio de cualquier circunstancia, Dios otorgará la victoria (vv.8, 9).

III.- Dios nos orienta en momentos determinantes de nuestra vida (vv.10-18).

1.- No siempre lo que parece lo mejor, es lo correcto (vv.10, 11).

a.- Lo se dejó llevar por las emociones.

b.- Lot se dejó mover por las “circunstancias” favorables.

2.- Quien confía en Dios, no se desespera por las circunstancias (v.12).

a.- Su confianza le llevó a permitir que Lot escogiera el terreno.

b.- La escogencia que hizo Lot, le trajo problemas (v.13).

3.- Dios es quien prospera nuestro camino (vv.14-17).

Conclusión:

Un hombre de Dios no teme lo que pueda venir si sabe que se encuentra en el centro mismo de al voluntad de Dios. Tiene claro que cualquier camino que tome, siempre y cuando esté conforme Dios lo dispone, será de prosperidad y de victoria.

© Fernando Alexis Jiménez

Título: Una vida cristiana práctica

Base Escritural: Romanos 12:9-13

Introducción:

Uno de los grandes objetivos de un cristiano que experimenta el proceso de crecimiento esucristo es llevar a la vida práctica los principios bíblicos que aprende cada día. Es la mejor forma de testimoniar sobre los alcances del mensaje transformador de esucristo.

I.-  El amor, hechos más que palabras (vv.9-13)

1.- Un amor que nace del corazón (v.9 a)

            –Un cristiano no es hipócrita

2.- El amor, un principio de vida en el trato con los demás (v. 10 a).

            –El amor valora a cada persona (v. 10 b).

3.- El amor se refleja en acciones prácticas (v.13).

            –Aportar para las necesidades del prójimo.

            –Acoger al prójimo con hospitalidad.

II.- Nuestra vida debe orientarse a agradar a Dios (vv.9—11)

1.- Quien ama a Dios, aborrece lo malo, todo aquello que no edifica (v. 9 b).

2.- Quien ama a Dios, busca el sendero que conduce a lo bueno (v. 9 c).

3.- Quien ama a Dios, desecha la pereza en cuanto al servicio en la obra (v. 11 a).

4.- Quien ama a Dios, le sirve con todo su corazón, su mente y sus fuerzas (v. 11 b).

III.- El caminar de la mano de Dios se construye día a día (v.12)

1.- La esperanza en Dios nos ayuda a conservar el gozo pese a cualquier circunstancia (v. 12 a).

2.- Cada día aprendemos a manejar las circunstancias adversas (v. 12 b).

            –“sufridos en la tribulación”

3.- El cristiano aprende el principio de la perseverancia en la oración (v. 12 c).

Conclusión:

El amor, manifestado a Dios y al prójimo, se traduce en pautas de vida que reflejen el poder del evangelio en nuestra existencia. Ese amor obrando en nosotros, nos afianza en el proceso de crecer en Dios, el que a su vez desarrollamos cuando cerramos al puerta al mal y abrimos el corazón para albergar el bien. La Palabra de Dios nos insta a vivir a Cristo de forma práctica.

© Fernando Alexis Jiménez

Título: ¿Cómo revela el Espíritu Santo Su personalidad?

Base Bíblica: Juan 16:13; 14:26; 16:8;

Introducción:

Mucho se ha enseñado y escrito sobre el Espíritu Santo. No cabe la menor duda que se procura tener un conocimiento más amplio de Quién es y qué hace en nuestras vidas y la relación que tiene con la extensión del Reino de Dios. Pero más allá de lo que se diga o enseñe, lo más maravilloso es tener una experiencia personal con el Espíritu Santo a través de un conocimiento personal y una experiencia transformadora con Él.

I. El Espíritu Santo revela Su personalidad a través del intelecto

1. El Espíritu Santo revela su personalidad cuando se manifiesta en nuestras vidas (Hechos 2:4; Juan 16:13)

            a. Nos guía

            b. Nos fortalece

            c. Nos llena de Su Presencia

            d. Nos habla al espíritu

            e. Nos capacita

2. El Espíritu Santo nos enseña y recuerda cuando lo necesitamos en la vida cristiana (Juan 14:26; 16:8)

3. El Espíritu Santo da testimonio del Señor Jesús (Juan 15:26)

II. El Espíritu Santo revela Su personalidad a través de la sensibilidad

1. El Espíritu Santo se contrista con muchas de nuestras acciones que no honran a Dios (Efesios 4:29, 30)

2. El Espíritu Santo nos ama y muestra las fibras más sensibles de su personalidad (Romanos 15:30)

3. El Espíritu Santo está con nosotros siempre (Juan 14:16)

III. El Espíritu Santo revela Su personalidad a través de Su voluntad

1. Cuando le necesitamos, el Espíritu Santo nos ayuda en nuestra debilidad (Romanos 8:26)

2. El Espíritu Santo intercede por nosotros (Romanos 8:26)

3. El Espíritu Santo llama a servir en la obra del Reino y pone convicción sobre el llamamiento en el corazón de las personas (Hechos 13:2-4)

4. El Espíritu Santo guía cuando creemos que estamos haciendo algo apropiado pero que no está en el plan de Dios (Hechos 16:6, 7)

IV. El Espíritu Santo revela Su personalidad cuando obra en nuestras vidas

1. Las Escrituras nos revelan al Espíritu Santo como Creador (Job 26:13; 33:4; Génesis 1:2)

2. El Espíritu Santo viene sobre nuestras vidas para obrar a través de cada uno (Jueces 14:5, 6)

3. El Espíritu Santo nos utiliza como poderosos instrumentos para la extensión del Reino (Hechos 4:33; 15:19)

Conclusión:

El Espíritu Santo real y se hace real en nuestras vidas si le abrimos nuestro corazón. Él desea manifestarse con poder en nuestro ser. Recuerde que no en vano reúne las condiciones de una Persona ya que reúne tres características: intelecto, sensibilidad y voluntad. Son tres atributos de Su personalidad. Hoy es el día de comprometernos a dejar que obre en nuestra vida con poder.

© Fernando Alexis Jiménez

La tentación: causas y efectos en la vida del cristiano

Dios es quien debe gobernar todo nuestro ser…

Fernando Alexis Jiménez

Lectura Bíblica: Marcos 1: 12, 13

 1. Objetivos

1.1. General 

 1.1.1. Que el cristiano pueda identificar qué es y cómo afecta la tentación su crecimiento espiritual.

1.2. Específicos:

 1.2.1. Que al terminar la lección, el creyente tenga claro cómo identificar la tentación.

1.2.2. Que al terminar la lección, el cristiano comprenda cómo se produce y de qué

1.2.3. Que al terminar la lección, el creyente sepa cómo vencer la tentación.

2. Introducción:

Con demasiada frecuencia olvidamos que la tentación aparece en cualquier momento y si le damos lugar, nos conduce al pecado y produce un serio deterioro en nuestra vida espiritual. Ignoramos que el enemigo de los creyentes, Satanás, es perseverante en su propósito de generar tentaciones. Y más grave aún: nuestro egocentrismo y autosuficiencia nos llevan a olvidar que como seres humanos, somos frágiles y en cierta medida nos inclinamos a la tentación y al pecado.

3. Desarrollo del tema:

1. Cuando desarrollamos una íntima relación con Dios, su Espíritu nos guía (v.12)

Aunque nuestro enfoque central es definir ¿Qué es la tentación? No podemos ignorar el profundo significado que encierra el versículo, y su aplicación en la vida práctica. Es indiscutible que alejados de Dios, las decisiones que adoptamos se inclinan al frascazo. Pero si en nuestra cotidianidad consultamos al Todopoderoso sobre qué hacer, El a través de Su Espíritu, nos orientará sobre el camino y la actitud más aconsejables.

a. ¿Usted se deja guiar por el Espíritu de Dios?

b. ¿ A quién consulta sus decisiones?¿A Dios o al ser humano?

2. En las tentaciones somos probados y vencemos o sufrimos la derrota.(v.13)

Una definición sencilla de tentación, la encontramos en el Diccionario:”Sentimiento de atracción hacia una cosa prohibida. Deseo. Sujeto que induce o persuade”. Si el concepto lo trasladamos a la vida cristiana, entendemos que tentación es la inclinación que sentimos de trasgredir los preceptos que Dios nos dejó marcados en Su Palabra: la Biblia.

a. ¿Ha experimentado de cerca la tentación?

b. ¿Cuáles son en su criterio las tentaciones más frecuentes?

c. ¿Qué hace o a quién recurre cuando es tentado?

3. Con ayuda de Dios es posible vencer la tentación (v.19).

La Biblia plantea que todos los seres humanos enfrentamos el peligro de ser tentados (Mateo 26:41; Marcos 14:38; Lucas 22:40). Pero el apóstol Pablo explica que si buscamos a Dios para que nos fortalezca en la tentación, podemos vencer. Precisa: “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis resistir” (Romanos 10:13).

a. Una idea errada que Satanás coloca en nuestras mentes es que la tentación es más fuerte que nuestra voluntad. Sin embargo el apóstol Pedro deja sentado que si clamamos al Señor, en el momento de crisis, podemos vencer: “…sabe el Señor librar de la tentación a los piadosos..”(2 Pedro 2:9 a).

 b. Para evitar que la tentación tome fuerza una vez se incuba en nuestra mente, es importante someter los pensamientos a Dios, pidiendo Su ayuda. Jamás olvide que las grandes batallas, frente a la tentación, se libran en la mente: “Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo”(2 Crónicas 10:5).

 Dios es quien debe tomar control de nuestra mente.

4. Conclusión:

 Si dependemos del Señor Jesucristo, podemos vencer la tentación. Si permanecemos unidos a El, es fácil identificar cuando vienen factores tentadores que nos pueden llevar al pecado. Estar asidos de la mano del Señor se constituye en  una excelente oportunidad para avanzar y crecer en nuestra vida espiritual.

 5. Tareas para la semana

 5.1. Orar a Dios por el crecimiento de nuestra membresía en la célula.

5.2. Orar porque Dios respalde y fructifique el trabajo de evangelización en nuestra ciudad.

Material elaborado desde el Ministerio de Evangelismo y Misiones “Heraldos de la Palabra”. Autor: Ps. Fernando Alexis Jiménez

 

Título: Expulse a Satanás de su territorioBase Bíblica: Efesios 6:12; Mateo 6:10; Ezequiel 4:1-3

Introducción:

Los cristianos estamos llamados a batallar contra las fuerzas del mal, y más que eso: a obtener la victoria. En ese proceso, una herramienta eficaz la constituye la cartografía espiritual. Sirve como punto de apoyo para hacer más eficaz la tarea de evangelización. Adicionalmente, nos permite identificar las dimensiones física y espiritual del mundo en el que nos movemos, para que sea real y no “como parece ser”.

Ya en el Antiguo Testamento hay registros primarios de la cartografía espiritual (Ezequiel 4:1-3). Está probado por la arqueología. Luego desde ese período de la antigüedad, 1.500 a.C. ya se conocía de la eficacia de la cartografía.

I. La cartografía espiritual: herramienta eficaz para recuperar territorios que nos robó Satanás

1. La cartografía espiritual es una herramienta valiosa en la guerra espiritual a nivel estratégico (Efesios 6:12)

1.1. Permite identificar principados y potestades que ejercen influencia             sobre regiones y sus habitantes.

a. El término “cartografía espiritual” comenzó a acuñarse en la década de los noventa.

            b. Tiene fundamentos bíblicos y teológicos.

            c. Es guiada por el Espíritu Santo.

Cuando clamamos a Dios, Él se manifiesta con poder y nos concede la victoria…

            d. Torna más eficaz la oración profética.

1.2. Sirve como punto de apoyo para hacer más eficaz la tarea de evangelización.

1.3. La cartografía identifica las dimensiones física y espiritual del mundo        en el que nos movemos, para que sea real y no “como parece ser”.

2. Con la cartografía espiritual contribuimos al plan divino que procura el establecimiento del Reino de Dios entre nosotros (Mateo 6:10)

2.1. Hay una estrecha relación entre la disposición de un pueblo en oración, y el gobierno de Dios.

            a. Si se hace la voluntad de Dios en la tierra, los perdidos se salvan.

b. Si se hace la voluntad de Dios en la tierra, hay bendiciones, los enfermos reciben sanidad, hay justicia y disminuyen los índices de violencia.

2.2. Los objetivos de la oración profética ofensiva contra las fuerzas del enemigo se torna más eficaz.

            a. Desarrollamos la capacidad de escuchar a Dios.

            b. Tenemos mayor comprensión de la batalla que estamos librando.

3. En el Antiguo Testamento hay registros primarios de la cartografía espiritual (Ezequiel 4:1-3)

El diseño se hizo en el año 1.500 a.C. en tablillas de arcilla.

3.1. Una comprobación radica en los hallazgos que hicieron arqueólogos, de la ciudad de Nipur, antigua Sumeria.

3.2. La ciudad de Nipur tenía un espíritu territorial al que llamaban Enlil o dios del aire.

3.3. Al igual que en Nipur, en La Plata (Argentina) las calles no fueron diseñadas en el sentido norte-sur, sino en diagonales, coincidiendo con los símbolos de la francmasonería.

a. Con la cartografía espiritual se ponen al descubierto técnicas, estrategias y   armas de nuestro enemigo espiritual.

            b. Se puede golpear más eficazmente a las estructuras y fortalezas de      maldad.

c. Al frente de guerra espiritual son llamados los fuertes y valientes, no los temerosos (Deuteronomio 20:8)

c.1. Cuando se ponen al descubierto las estrategias del enemigo, es más fácil avanzar en planes de evangelización.

c.2. Ponemos freno a las agresivas acciones de engaño y dominación territorial de nuestro adversario espiritual (Apocalipsis 12.12)

II. Es hora de dar la batalla, al poner en evidencia las estrategias, técnicas y armas del adversario espiritual.

1. La iglesia de Jesucristo en todo el mundo está llamada a desenmascarar las obras del diablo.

1.1. La cartografía espiritual permite identificar lo que permanece oculto y pasa inadvertido.

1.2. Las fortalezas espirituales de maldad quedan al descubierto (Cf. Daniel 10:19-24)

1.3. Se conoce más acerca de cuál es la naturaleza del adversario (Ezequiel 29:12-19)

2. Es necesario realizar un diagnóstico para determinar el grado de dominio que ejercen las fuerzas de maldad en un territorio.

2.1. Es evidente que en ciertos momentos, cruzamos fronteras invisibles cuando entramos en territorios dominados por la maldad.

2.2. Fenómenos por encima de lo natural y previsible en un país, una región o una ciudad, evidencian que hay dominio territorial por parte del enemigo.

3. ¿Cómo se evidencia que hay una fortaleza ejerciendo dominio en un territorio?

3.1. Cuando hay abierto dominio de la maldad sobre circunstancias y la voluntad de las personas.

3.2. Cuando hay un abierto rechazo al evangelio.

3.3. Cuando se transmite el dominio territorial de maldad, de generación en generación, a través de ceremonias y festividades que mezclan lo religioso con lo pagano.

3. El dominio territorial de maldad tiene dos herramientas para su expansión:

3.1. Mediante la proclamación masiva de filosofías con trasfondo ocultista.

3.2. A través de prácticas y/o actividades que seducen la carne: bajas pasiones, lujuria, drogas, deportes extremos que ponen en peligro a sus practicantes y ritos ocultistas, entre otros.

III. La cartografía espiritual ayuda a desarrollar una guerra espiritual ofensiva

1. La guerra espiritual debe ser ofensiva, y no circunscribirse al plano defensivo.

1.1. Es necesario reconocer que hay dos dimensiones: la material (visible) y la espiritual (invisible)—2 Corintios 4:18.

a. Comprender esta realidad evita que experimentemos desánimo (versículo 16)

            b. La batalla espiritual nos permite tener éxito en el ámbito físico.

            c. Cuando reconocer la naturaleza de la batalla que libramos y en qué   dimensiones se produce, es más fácil romper las cadenas de opresión del         enemigo sobre las almas que perecen.

d. El pecado del género humano lleva a su degradación y abre las puertas al enemigo (Romanos 1:18-32)

1.2. Desde el mundo espiritual de maldad, Satanás ciega a las personas para que no crean el Evangelio.

2. Satanás se aprovecha de la ceguera espiritual del género humano.

2.1. Conduce al hombre a la idolatría (Jeremías 2:27)

            a. El adversario se glorifica cuando le idolatran (Éxodo 20.3, 4)

            b. La maldad ciega y domina al hombre (Cf. Jeremías 3.1)

            c. Producto del pecado y la idolatría que generan impacto en el ámbito espiritual, la tierra resulta contaminada (Jeremías 3:9)

2.2. La cultura de los pueblos ha sido corrompida por Satanás y se convierte en instrumento para afianzar las fortalezas territoriales de maldad.

a. Nuestra meta es bloquear las obras de Satanás, mostrar la gloria de Dios y no condenar o bloquear la cultura.

            b. Es importante vigilar qué tipo de información recibimos, así esté        amparada por la cultura.

2.3. A través de la cartografía espiritual identificamos espíritus y potestades territoriales.

a. Diagnosticamos influencia y daños causados a una comunidad.

b. Dirigimos la batalla de una manera más eficaz (2 Corintios 10:4, 5)

Introducción:

A pesar de la andanada contra la cartografía espiritual, que en muchos círculos cristianos se desestima, resulta real y eficaz cuando se busca en su fundamento bíblico, y se procede a atacar de frente a las huestes espirituales de maldad. En esencial, aprendemos que la guerra espiritual debe tener un carácter ofensivo, y no circunscribirse al plano defensivo. Esta batalla se libra en dos dimensiones: la material (visible) y la espiritual (invisible)—2 Corintios 4:18.

Si comprendemos la naturaleza de la guerra en la que nos encontramos inmersos, podemos ser más eficaces en los ataques. Es importantísimo que nos mantengamos alerta ya que Satanás ciega a las personas para que no crean el Evangelio.

2. Satanás se aprovecha de la ceguera espiritual del género humano. Nuestra meta es bloquear las obras de Satanás, para alcanzar la victoria plena.

© Fernando Alexis Jiménez

 

Título: Produciendo transformación en el mundo espiritual, desde la dimensión física

Base Bíblica: Josué 6:1-26

Inicio:

Como cristianos debemos estar preparados para las batalles espirituales (Cf. Efesios 6:10-14). Una clara ilustración la encontramos en la toma de Jericó por parte de Josué y el pueblo de Israel. Desde la dimensión física se impactó el mundo espiritual y se produjeron transformaciones: los muros cayeron y pudieron entrar en la ciudad; fue por el poder y mover de Dios, porque en sus fuerzas jamás lo hubieran podido lograr. Como soldados de Jesucristo lideramos la guerra contra las fuerzas del enemigo. En la autoridad de Cristo tenemos asegurada la victoria.

I. Las batallas espirituales las libramos en el poder de Dios (vv. 1-5)

 

1. No importa la dimensión de la batalla que debemos librar (v. 1)

1.1. Jericó era una ciudad fortificada y estructuralmente inexpugnable (v. 1 a)

1.2. Los habitantes de Jericó estaban prevenidos ante la presencia de los isrelitas (v. 1 b)

a. Aunque Satanás  está vencido, nos hace creer que tiene dominio y que es invencible.

a.1. El poder de Satanás fue destruido por la muerte redentora del Señor jesús (Hebreos 2.14)

En el poder de Jesucristo, usted como creyente puede impactar el mundo de las tinieblas para que se derriben fortalezas

a.2. El Señor Jesucristo despojó con su sacrificio redentor en la cruz, a las fuerzas de maldad (Colosenses 2:14, 15).

2. Dios nos concede el poder para recobrar personas y territorios sobre los que tiene dominio Satanás (v. 2)

2.1. En Dios no improvisamos la batalla. Dios tiene todo planeado y específico en sus instrucciones (vv.3-5)

2.2. En la batalla contra Jericó iban en orden de batalla:

a. Los hombres de guerra (v. 3)

b. Los sacerdotes (v. 4)

c. El Arca de Dios (v. 4)

2.3. En la toma de Jericó se dieron características especiales:

a. Marchaban alrededor de la ciudad. Una toma espiritual (v. 3)

b. La toma se hizo inicialmente rodeando la ciudad. Posesionándose del territorio enemigo (v. 4)

c. El pueblo de Israel debía atender las instrucciones específicas en el tiempo perfecto de Dios (v. 5)

II. Como soldados de Jesucristo lideramos la batalla espiritual (vv. 6-19)

 

1. Como soldados de Jesucristo encabezamos la batalla espiritual (vv. 6, 7)

1.1. Es importante movernos bajo las instrucciones del Señor (vv. 8, 9)

1.2. No obramos en nuestras fuerzas sino en el poder de Dios (vv. 10-14)

a. No gritaron, simplemente marcharon en silencio (v. 10 )

b. Rodearon la ciudad moviéndose en el poder de Dios (vv.11-14)

2. Como soldados de Jesucristo libramos la batalla de carácter ofensivo en el poder de Dios (v. 15)

2.1. Lo imposible se hace posible en Dios (v. 16)

2.2. Dios los instruyó sobre la importancia de no conservar nada relacionado con el enemigo (vv.17-19)

III. En el poder de Dios derribamos muros y despojamos el territorio de Satanás (vv.20-26)

 

1. En el poder de Dios cae todo dominio de Satanás sobre las personas y los territorios (v. 20)

1.1. Nada del enemigo debe quedar con nosotros: recuerdos, amuletos, cartas, pactos realizados con el ocultismo etc. (vv.21-24)

1.2. Sólo se salvaron aquellos que dispuso Dios (vv.22, 23, 25)

2. Cortamos con todo dominio de Satanás. Es definitivo (v. 26)

2.1. No podemos volver atrás.

2.2. Debemos permanecer firmes y fieles en Dios.

Conclusión:

La toma de Jericó fue la expresión del poder de Dios moviéndose a través del pueblo de Israel.  Los muros cayeron por el poder del Señor. En esencia fue una batalla espiritual en la que resultaron victoriosos porque mantenían una dependencia absoluta de Dios. Cuando luchamos en las fuerzas del Señor y no en las nuestras, resultamos vencedores. No hay obstáculos cuando, en la voluntad de Dios y de acuerdo con sus instrucciones, actuamos. En Jesucristo, como enseña el apóstol Pablo, somos más que vencedores.

© Fernando Alexis Jiménez – (0057)317-4913705

 

Título: Recuérdele a Satanás que está vencido…

Base Bíblica: Efesios 6:10-12


Fernando Alexis Jiménez


Introducción:

Libramos una lucha constante contra un mundo espiritual de maldad. En muchas ocasiones nos enfocamos en estrategias para el crecimiento financiero, el afianzamiento del movimiento profético y apostólico, la aplicación de principios para el crecimiento de la iglesia y sinnúmero de temas, que sin dejar de ser importantes, no dejan de lado un aspecto fundamental: la guerra espiritual. Olvidamos por ejemplo que ay espíritus de maldad que atacan al individuo especialmente asediando su mente, corazón y boca.

Por este motivo, el cristiano no puede asumir una actitud pasiva porque Satanás no desmaya en su propósito de generarnos conflictos en todos los ámbitos de nuestra vida. La batalla debe ser constante, resistiendo en el poder de Jesucristo, quien no solo venció a las fuerzas del mal sino que además nos dio la autoridad para vencer.

I. Libramos la batalla contra Satanás y su muy bien estructurada jerarquía demoníaca.

 

 

1.

 

A través de gobernadores, principados y potestades, Satanás ejecuta sus maquinaciones.

2. A través de los gobernadores, el enemigo afecta la voluntad, opinión y acciones de otros.

2.1. Desde el Edén cuando influyó en Adán y Eva, Satanás ha engañado y motivado elecciones y acciones equivocadas en las personas.

a. Influye en los pensamientos.

b. Influye en las circunstancias.

2.2. Satanás aprovecha las grietas en los muros para manipular, asediar, oprimir y ejercer influencia.

23. Se ven afectadas las instituciones, la familia y las relaciones interpersonales.

¿Cómo vulnera Satanás los muros?

a. A través de un liderazgo sin Dios. No se ejerce autoridad.

a.1. Es necesario orar por las autoridades (1 Timoteo 2:1, 2)

a.2. No respetar a las autoridades, ayuda en los planes de Satanás.

b. A través de la negligencia al no ejercer apropiadamente el liderazgo.

c. A través de la rebeldía (1 Samuel 15:23 a)

2.4. Estamos llamados a hacer vallado mediante oración intercesora (Ezequiel 22.30; 13:4, 5)

3. A través de principados nuestro adversario Satanás ejerce dominio territorial.

3.1. El ejército de Satanás tiene un plan específico para cada país, región, ciudad o barrio.

a. La cartografía espiritual reviste singular importancia.

b. No podemos ni debemos ignorar las particularidades de cada   territorio.

3.2. Satanás se pone alerta cuando reclamamos territorios en oración.

a. Satanás tiene una estrategia para cada grupo humano.

b. Es esencial que asumamos un plan estratégico de intercesión por regiones y grupos humanos.

4. A través de las potestades o fortalezas opera por medio de pecados que gobiernan sobre las personas.

4.1. Cuando practicamos pecado deliberadamente abrimos puertas al adversario.

a. Debemos evitar la influencia que ejerce en nuestro entorno.

b. Orar específicamente contra las potestades.

c. resistir la potestad que quiere ejercer dominio.

d. En el nombre de Jesucristo echamos fuera demonios (Marcos 16.17)

5. A través de los mundos espirituales de maldad, que generan fortalezas de mentira e impiden que se propague la maldad (Efesios 6:12)

5.1. El enemigo ciega el entendimiento de los incrédulos (2 Corintios 4:4)

5.2. Mediante doctrinas de engaño Satanás mantiene en las redes y bajo ataduras al mundo (1 Timoteo 4.1)

II. El cristiano debe ejercer autoridad como soldado de Jesucristo

1. Mediante la obra del Señor Jesús en la cruz, tenemos autoridad sobre toda fuerza de maldad (Colosenses 2.15)

1.1. Jesucristo tiene ahora las llaves de la muerte y el Hades (Apocalipsis 1.189

1.2. Jesucristo le quitó al diablo la autoridad que le confería el pecado del hombre (Juan 3.8)

a. Por la obra del Señor Jesús los cautivos tienen ahora libertad (Luchas          4:18, 19)

b. Hay oportunidad para los esclavos de Satanás (Hechos 10:38)

b.1. Ahora el cristiano tiene el compromiso de ministrar liberación                   (Marcos 16:17, 18)

b.2. Hemos sido librados del dominio de las tinieblas y estamos                         ahora en el reino de Jesucristo (Colosenses 1:13, 14)

b.2.1. Cada quien decide: Se queda en el reino de la maldad o                              acepta su condición en Cristo para entrar en el reino de Jesucristo.

b.2.2. Mayor es el que está en nosotros que el que está en el                                mundo.

b.2.3. La Biblia enseña que debemos resistir al diablo (Santiago                         4:7; 1 Pedro 5:9).

1.3. Es imperativo que ejerzamos la autoridad que nos dio cristo (Lucas 10.19)

a. Si no reprendemos al diablo ni lo hacemos retroceder, no se irá.

b. No podemos marginarnos de la batalla que enfrentamos.

2. Hay cinco formas mediante las cuales, según la Biblia, debemos ejercer autoridad:

2.1. Ministrar liberación en el nombre del Señor Jesús (Marcos 16.17)

2.2. Fundamentándonos en la palabra de Dios (Efesios 6.17)

2.3. Movernos en el poder del Espíritu Santo (Hechos 1:8; Mateo 12:28)

2.4. Cubrirnos con la sangre del Señor Jesucristo (Apocalipsis 12.11)

2.5. Por medio de nuestro testimonio (Apocalipsis 12:119

3. Hay cinco áreas en las que Satanás nos ataca (2 Corintios 12.10)

3.1. Capitaliza nuestras debilidades.

3.2. Propicia afrentas en contra nuestra.

3.3. Genera necesidades, especialmente de carácter material.

3.4. Articula persecuciones en contra nuestra.

3.5. Propicia que enfrentemos períodos de angustia.

III. ¿Cómo hacemos guerra espiritual?

1. El cristiano debe librar la batalla contra Satanás.

1.1. La oración del creyente puede mucho (Santiago 5:16)

1.2. Mediante rechazar el pecado que abre puertas al enemigo (Efesios 4:27)

1.3. Como lo hicieron Josué e Israel, recobrar territorios para el Señor (Josué 6:1-20)

1.4. Dependencia de Dios (Salmo 34:19) quien nos libra (proverbios 3:5, 6)

2. El cristiano debe prepararse para dar la batalla:

2.1. Orar siempre (1 Tesalonicenses 5:17)

2.2. Prepararnos para el ayuno (Isaías 58:6)

Conclusión:

El poder de Jesucristo es el que nos permite vencer. Él ya venció a Satanás; nos corresponde a nosotros someternos a Dios, resistir al diablo y él huirá de nosotros como enseñan las Escrituras (Santiago 4.7). Si ignoramos las maquinaciones de nuestro adversario espiritual, toma ventaja. Es un lujo que no podemos permitirnos, ni ahora ni nunca. Sobre esa base, es menester orar y mantenernos alerta para no dar ninguna oportunidad al diablo y a sus huestes. Recuerde siempre: Satanás está vencido y nos corresponde apropiarnos y ejercer la autoridad que recibimos del Señor Jesucristo. En Él somos más que vencedores.

© Fernando Alexis Jiménez – (0572)317-4913705

Email pastorfernandoalexis@hotmail.com

Website www.heraldosdelapalabra.org y MEDITACIONES DIARIAS en www.adorador.com/meditaciones

 


 

Título: Expulse a Satanás de su territorio

Base Bíblica: Efesios 6:12; Mateo 6:10; Ezequiel 4:1-3


Introducción:

Los cristianos estamos llamados a batallar contra las fuerzas del mal, y más que eso: a obtener la victoria. En ese proceso, una herramienta eficaz la constituye la cartografía espiritual. Sirve como punto de apoyo para hacer más eficaz la tarea de evangelización. Adicionalmente, nos permite identificar las dimensiones física y espiritual del mundo en el que nos movemos, para que sea real y no “como parece ser”.

Ya en el Antiguo Testamento hay registros primarios de la cartografía espiritual (Ezequiel 4:1-3). Está probado por la arqueología. Luego desde ese período de la antigüedad, 1.500 a.C. ya se conocía de la eficacia de la cartografía.

I. La cartografía espiritual: herramienta eficaz para recuperar territorios que nos robó Satanás

 

1. La cartografía espiritual es una herramienta valiosa en la guerra espiritual a nivel estratégico (Efesios 6:12)

1.1. Permite identificar principados y potestades que ejercen influencia     sobre regiones y sus habitantes.

a. El término “cartografía espiritual” comenzó a acuñarse en la década de los noventa.

b. Tiene fundamentos bíblicos y teológicos.

c. Es guiada por el Espíritu Santo.

d. Torna más eficaz la oración profética.

1.2. Sirve como punto de apoyo para hacer más eficaz la tarea de evangelización.

1.3. La cartografía identifica las dimensiones física y espiritual del mundo           en el que nos movemos, para que sea real y no “como parece ser”.

2. Con la cartografía espiritual contribuimos al plan divino que procura el establecimiento del Reino de Dios entre nosotros (Mateo 6:10)

2.1. Hay una estrecha relación entre la disposición de un pueblo en oración, y el gobierno de Dios.

a. Si se hace la voluntad de Dios en la tierra, los perdidos se salvan.

b. Si se hace la voluntad de Dios en la tierra, hay bendiciones, los enfermos reciben sanidad, hay justicia y disminuyen los índices de violencia.

2.2. Los objetivos de la oración profética ofensiva contra las fuerzas del enemigo se torna más eficaz.

a. Desarrollamos la capacidad de escuchar a Dios.

b. Tenemos mayor comprensión de la batalla que estamos librando.

3. En el Antiguo Testamento hay registros primarios de la cartografía espiritual (Ezequiel 4:1-3)

El diseño se hizo en el año 1.500 a.C. en tablillas de arcilla.

3.1. Una comprobación radica en los hallazgos que hicieron arqueólogos, de la ciudad de Nipur, antigua Sumeria.

3.2. La ciudad de Nipur tenía un espíritu territorial al que llamaban Enlil o dios del aire.

3.3. Al igual que en Nipur, en La Plata (Argentina) las calles no fueron diseñadas en el sentido norte-sur, sino en diagonales, coincidiendo con los símbolos de la francmasonería.

a. Con la cartografía espiritual se ponen al descubierto técnicas, estrategias y       armas de nuestro enemigo espiritual.

b. Se puede golpear más eficazmente a las estructuras y fortalezas de        maldad.

c. Al frente de guerra espiritual son llamados los fuertes y valientes, no los temerosos (Deuteronomio 20:8)

c.1. Cuando se ponen al descubierto las estrategias del enemigo, es más fácil avanzar en planes de evangelización.

c.2. Ponemos freno a las agresivas acciones de engaño y dominación territorial de nuestro adversario espiritual (Apocalipsis 12.12)

II. Es hora de dar la batalla, al poner en evidencia las estrategias, técnicas y armas del adversario espiritual.

 

 

 

 

 

1. La iglesia de Jesucristo en todo el mundo está llamada a desenmascarar las obras del diablo.

 

1.1. La cartografía espiritual permite identificar lo que permanece oculto y pasa inadvertido.

1.2. Las fortalezas espirituales de maldad quedan al descubierto (Cf. Daniel 10:19-24)

1.3. Se conoce más acerca de cuál es la naturaleza del adversario (Ezequiel 29:12-19)

2. Es necesario realizar un diagnóstico para determinar el grado de dominio que ejercen las fuerzas de maldad en un territorio.

2.1. Es evidente que en ciertos momentos, cruzamos fronteras invisibles cuando entramos en territorios dominados por la maldad.

2.2. Fenómenos por encima de lo natural y previsible en un país, una región o una ciudad, evidencian que hay dominio territorial por parte del enemigo.

3. ¿Cómo se evidencia que hay una fortaleza ejerciendo dominio en un territorio?

3.1. Cuando hay abierto dominio de la maldad sobre circunstancias y la voluntad de las personas.

3.2. Cuando hay un abierto rechazo al evangelio.

3.3. Cuando se transmite el dominio territorial de maldad, de generación en generación, a través de ceremonias y festividades que mezclan lo religioso con lo pagano.

3. El dominio territorial de maldad tiene dos herramientas para su expansión:

3.1. Mediante la proclamación masiva de filosofías con trasfondo ocultista.

3.2. A través de prácticas y/o actividades que seducen la carne: bajas pasiones, lujuria, drogas, deportes extremos que ponen en peligro a sus practicantes y ritos ocultistas, entre otros.

III. La cartografía espiritual ayuda a desarrollar una guerra espiritual ofensiva

 

1. La guerra espiritual debe ser ofensiva, y no circunscribirse al plano defensivo.

1.1. Es necesario reconocer que hay dos dimensiones: la material (visible) y la espiritual (invisible)—2 Corintios 4:18.

a. Comprender esta realidad evita que experimentemos desánimo (versículo 16)

b. La batalla espiritual nos permite tener éxito en el ámbito físico.

c. Cuando reconocer la naturaleza de la batalla que libramos y en qué        dimensiones se produce, es más fácil romper las cadenas de opresión del       enemigo sobre las almas que perecen.

d. El pecado del género humano lleva a su degradación y abre las puertas al enemigo (Romanos 1:18-32)

1.2. Desde el mundo espiritual de maldad, Satanás ciega a las personas para que no crean el Evangelio.

2. Satanás se aprovecha de la ceguera espiritual del género humano.

2.1. Conduce al hombre a la idolatría (Jeremías 2:27)

a. El adversario se glorifica cuando le idolatran (Éxodo 20.3, 4)

b. La maldad ciega y domina al hombre (Cf. Jeremías 3.1)

c. Producto del pecado y la idolatría que generan impacto en el ámbito     espiritual, la tierra resulta contaminada (Jeremías 3:9)

2.2. La cultura de los pueblos ha sido corrompida por Satanás y se convierte en instrumento para afianzar las fortalezas territoriales de maldad.

a. Nuestra meta es bloquear las obras de Satanás, mostrar la gloria de Dios y no condenar o bloquear la cultura.

b. Es importante vigilar qué tipo de información recibimos, así esté           amparada por la cultura.

2.3. A través de la cartografía espiritual identificamos espíritus y potestades territoriales.

a. Diagnosticamos influencia y daños causados a una comunidad.

b. Dirigimos la batalla de una manera más eficaz (2 Corintios 10:4, 5)

Introducción:

A pesar de la andanada contra la cartografía espiritual, que en muchos círculos cristianos se desestima, resulta real y eficaz cuando se busca en su fundamento bíblico, y se procede a atacar de frente a las huestes espirituales de maldad. En esencial, aprendemos que la guerra espiritual debe tener un carácter ofensivo, y no circunscribirse al plano defensivo. Esta batalla se libra en dos dimensiones: la material (visible) y la espiritual (invisible)—2 Corintios 4:18.

Si comprendemos la naturaleza de la guerra en la que nos encontramos inmersos, podemos ser más eficaces en los ataques. Es importantísimo que nos mantengamos alerta ya que Satanás ciega a las personas para que no crean el Evangelio.

2. Satanás se aprovecha de la ceguera espiritual del género humano. Nuestra meta es bloquear las obras de Satanás, para alcanzar la victoria plena.

© Fernando Alexis Jiménez

Título: Atando al hombre fuerte para extender el Reino de Dios

Base Escritural: Marcos 3:20-30

Introducción:

El mundo de las tinieblas gobierna sobre el mundo a raíz del pecado del género humano. Logramos avanzar en la medida en que se tiene un encuentro personal con el Señor Jesús, las personas reciben a Cristo como su Salvador personal y viven conforme a Su voluntad. En esa dirección los cristianos reconocemos la lucha que libramos contra Satanás y sus huestes, pero lo hacemos no en nuestras fuerzas sino en el poder y autoridad de Cristo.

I. Un cristiano comprometido crece en nuevas dimensiones en la vida con Dios (vv. 20, 21)

1. Un cristiano comprometido vivencia su fe. Su testimonio atrae vidas que ansían cambio y crecimiento (v. 20)

a. Predicamos con los hechos.

b. Hay un mundo sin esperanza que anhela la vida que tenemos hoy.

2. Vivir a Cristo siempre encontrará oposición (v. 21)

 

 

Hay libertad en el poder de Dios… Para usted, para mi, para todos…

a.

Quienes no conocen los secretos de Dios, no comprenden nuestra nueva vida.

b. Un cristiano comprometido siempre será cuestionado por quienes dicen vivir la fe, pero sin compromiso.

II. Satanás tiene cegados a muchos para que no descubran la forma como él opera en la dimensión espiritual (v. 22)

1. Aún los religiosos desconocen la realidad de la lucha que se libra entre el mundo físico y el mundo de las tinieblas (v. 22 a.)

a. Satanás y sus huestes son hábiles para desviar nuestra atención.

b. Los religiosos buscan una explicación a todo lo que ocurre y está por fuera de su nivel de comprensión.

2. Aún los religiosos desconocen cómo opera el mundo de las tinieblas (v. 22 b.)

a. No basta con ser religioso para tener revelación del mundo de las tinieblas.

b. Dios nos revela y muestra cómo opera el mundo de las tinieblas.

III. El mundo de las tinieblas contra el que luchamos, está sólidamente articulado (vv. 23-25)

1. Satanás no lucha contra sí mismo. Los cristianos en cambio, sí se enfrentan entre sí (v. 23)

a. En la medida que no haya unidad de los cristianos, Satanás gana ventaja (v. 23)

b. Satanás sabe dónde está la debilidad de la iglesia, y se aprovecha. La división de los creyentes es una de sus estrategias (v. 24)

2. Contrario a lo que erróneamente creen los cristianos, la solidez del mundo de las tinieblas hace más complicada la batalla (v. 25)

a. El Señor Jesús nos enseñó la necesidad de permanecer unidos.

b. La única forma de pelear contra el mundo de las tinieblas es manteniéndonos sólidos (v. 26)

IV. Tomamos control del mundo de las tinieblas, en la medida que atamos al hombre fuerte (vv. 27-30)

1. Es necesario tomar control sobre el dominio del hombre fuerte (v. 27 a.)

a. Sólo podemos tomar dominio sobre el hombre fuerte, cuando en nosotros como creyentes hay:

a.1. Autoridad de Cristo. La ejercemos.

a.2. Íntima relación con Dios, a través de la oración.

b. Para avanzar en la extensión del Reino de Dios debemos recobrar terrenos hoy en manos del mundo de las tinieblas.

2. Los cristianos tenemos el poder y la autoridad para doblegar el dominio de las tinieblas.

3. Blasfemar contra el Espíritu Santo es blasfemar contra Dios mismo (v. 28)

a. Dios perdona nuestros pecados, pero no blasfemar contra Él (v. 28)

b. Es necesario discierne el poder de Dios y cuánto se obra no en el poder de Dios sino en el de la maldad o en la carne (vv. 29, 30)

Conclusión:

En el poder y autoridad de Cristo atamos al hombre fuerte y recobramos el control de territorios y personas que han estado atadas por mucho tiempo, debido al pecado. Cuando libramos las batallas contra el mundo de las tinieblas, de un lado neutralizamos sus acciones pero, de otro, ganamos terreno en el que se predicarán las Buenas Nuevas de Salvación. Recuérdelo siempre: en Cristo tenemos asegurada la victoria.

© Fernando Alexis Jiménez – Contacto (0057)317-4913705

 

Tres círculos de poder frente a los ataques de Satanás

Fernando Alexis Jiménez

Insólito. Una palabra que resume lo que ocurría en la calle del muerto. Larga, angosta, con baches en el asfalto, como si se tratara de un trágico escenario después de un bombardeo en Beirut.

Ocurrió de todo desde accidentes de tránsito, pasando por crímenes agotados en la vida de incautos transeúntes, hasta incidentes de violencia intrafamiliar que estallaban de manera sorpresiva e inexplicable.

Vivir en este barrio es un infierno–, comentó doña Mélida mientras se abanicaba con una revista, un atardecer caluroso y monótono como la función de un payaso triste.

No creo que podamos hacer mucho—le respondió su marido, mirando en la distancia a dos niños que jugaban a la pelota, despreocupados de todo y de todos.

Sí, pues no podemos quedarnos quietos mientras que este sector que me vio crecer, otrora tranquilo y amañador, año por año se deja ganar terreno por la maldad—interrumpió la nieta.

Tú y tus cosas de religión—cuestionó la abuela, arrugando el ceño y mirándola a través de los anteojos, gruesos y grandes como lentes de telescopio.

–No, abuelos. No es asunto de religión. Es simplemente recobrar el terreno que nos ha venido ganando Satanás—explicó la muchacha. Había logrado captar la atención de los ancianos.

Tonterías de fanáticos religiosos—desestimó su abuelo con el característico movimiento de mano, que igual denotaba indiferencia o desdén.

Te equivocas, abuelo—dijo ella.—Nos movemos en dos dimensiones: una física y la otra espiritual. Y la espiritual ejerce influencia en la dimensión física. Es la mejor explicación para lo que está ocurriendo en la cuadra. Tanta violencia y muerte no son algo lógico–. La joven ponía énfasis en cada una de sus palabras.

Déjala que nos explique…–salió al paso la abuela cuando adivinó el deseo de su marido, de irse hacia la sala. Tantos años de compartir la vida juntos le permitía casi anticiparse a lo que haría él.

Hablaron por largo rato. La chica les detalló qué decía la Biblia al respecto. Ella comenzó orando, inicialmente en la soledad de su cuarto, en procura de recuperar el territorio en manos de Satanás. En menos de tres semanas otros cristianos comprometidos, se sumaron a su tarea, haciendo caminatas de oración y clamor, ungiendo todos los rincones y fachadas de las casas con aceite.

Aunque muchos se reían al verlos, no pudieron ignorar los cambios que se produjeron en el sectgor. Los índices de violencia se redujeron dramáticamente y dos antros que funcionabamn cerca, cerraron sus puertas. Ni siquiera los propietarios podían explicar qué los impulsaba a moverse a otro lugar. ¡Los cristianos retomaron el control de la zona!

La lucha de dos mundos

Aun cuando muchas personas se resistan a aceptarlo, se libra una batalla entre dos mundos con características particulares: el físico y el espiritual. Y desde los dos, hay una interacción. En cierta ocasión el Señor Jesús, al recibir la declaración del apóstol Pedro sobre su divinidad, le dijo: “Y yo también te digo, que tú eres Pedro,y sobre esta rocaedificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.Entonces mandó a sus discípulos que a nadie dijesen que él era Jesús el Cristo” (Mateo 16:18-20) .

Esa prerrogativa fue dada a los cristianos. Desde la dimensión material en la que nos movemos usted y yo, impactar la dimensión espiritual. Si clamamos, que lo hacemos desde la dimensión física, recibimos respuesta desde la dimensión espiritual, proveniente de Dios (Cf. Mateo 6:10). Igual cuando se trata de impactar las huestes de maldad. Si bien es cierto lo hacemos desde la dimensión física, Satanás y todos sus secuaces tienen que darse a la huida porque les estamos golpeando a través de un mecanismo poderoso como es la oración.

Cuando los cristianos tomamos conciencia de esta realidad, se producen unos cambios extraordinarios en el medio que nos circunda. ¡Podemos recobrar los territorios que nos robó Satanás con sutileza y engaño! Piénselo: su nación, su provincia, su ciudad e incluso, el sector que habitan, pueden ser gobernados plenamente por Jesucristo si desde ya nos damos a la tarea de enviar en derrota todas las huestes de maldad que hoy dominan como consecuencia del pecado del género humano (Cf. Santiago 4.7)

Debemos tomar posesión de los territorios

Cuando Dios nos concede algo, por ejemplo nuestra familia a quienes somos creyentes, debemos obrar en fe y posesionarnos de todo cuanto nos fue legado. Declararlo con las palabras y creerlo con el corazón.

Encuentro una excelente ilustración de este punto cuando se produce la muerte de Moisés y Josué—su más cercano colaborador—es encargado de llevar el pueblo de Israel a la tierra prometida. Dios fue explícito cuando le transfiere la misión pero a la vez, el poder y la autoridad: “Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel. Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie. Desde el desierto y el Líbano hasta el gran río Eufrates, toda la tierra de los heteos hasta el gran mar donde se pone el sol, será vuestro territorio” (Josué 1:2-4).

En el pasaje Dios declara que todo territorio que pisaran—es decir, de los cuales tomaran posesión—lo entregaba en su poder. El asunto no solo era que dijeran: “Esa tierra nos pertenece”, sino que tomaran posesión de ella. Que dieran la batalla, no en sus fuerzas sino en las del Señor.

Piense por un instante en el territorio que habita: ¿Hay violencia?¿Drogadicción?¿Promiscuidad sexual?¿Muertes?¿Brujería? Ahora, en el plano personal: ¿Enfrenta obstáculos?¿Ataques en su vida espiritual? Y, qué decir de su familia: ¿Se dificulta que su cónyuge, hijos y familiares reciban el mensaje de Salvación?¿Alguno de sus allegados está sometido a las drogas o aun comportamiento moral riesgoso?

Si es así, mi pregunta obligada antes de proseguir con el Estudio Bíblico es: ¿Qué está haciendo usted para recobrar ese territorio que Satanás ha robado con engaño y sutileza? Es suyo, como lo es su familia y las bendiciones prometidas por Dios para su existencia—por ejemplo–, pero por asumir una actitud pasiva frente al asedio y ataques del adversario espiritual, ha cedido espacios que hoy debe recobrar. ¡La batalla será victoriosa porque no vamos a pelear nosotros solos, sino con Jesucristo como nuestro poderoso capitán!

Tenga presente que Dios le dijo a Josué y también a nosotros hoy, que es necesario tomar posesión del terreno. No resignarnos sino tomar lo que nos pertenece. Dar la batalla desde el mundo material, impactando la dimensión espiritual. ¡Toda atadura debe romperse!

Creer y obrar, clave para materializar las promesas

La guerra espiritual tiene dos cimientos muy valiosos. El primer creer en las promesas de Dios. El segundo, actuar. Están estrechamente ligados. Por ese motivo Josué y los israelitas se decidieron a avanzar en esa dirección: creer y obrar. Cruzar el río Jordan era un primer obstáculo. Dios les prometió que al tomar posesión, es decir, cuando sus pies tocaren las aguas, se produciría el milagro. “Y cuando las plantas de los pies de los sacerdotes que llevan el arca de Jehová, Señor de toda la tierra, se asienten en las aguas del Jordán, las aguas del Jordán se dividirán; porque las aguas que vienen de arriba se detendrán en un montón” (Josué 3:13).

Sin duda para muchos debió ser aterrador tener ante sus ojos la majestuosidad de este enorme río. Pero ¡Creían lo que Dios les anunció! Por eso recibieron la victoria al atravesar lo que había sido una enorme mole de agua: “Y aconteció que cuando los sacerdotes que llevaban el arca del pacto de Jehová subieron de en medio del Jordán, y las plantas de los pies de los sacerdotes estuvieron en lugar seco, las aguas del Jordán se volvieron a su lugar, corriendo como antes sobre todos sus bordes” (Josué 4:18).

Su familia, las propiedades, el trabajo, el sector que habita, la ciudad y la nación, son para Cristo. Le corresponde a usted tomar lo que es suyo. No permita que Satanás siga usurpando lo que el Señor le otorgó. No se conforme. ¿Por qué ver a sus hijos inmersos en drogas, su matrimonio en ruinas, los recursos económicos yéndose al drenaje y la sociedad en la que usted se desenvuelve sumida en el caos?

Territorios ganados mediante guerra espiritual

Llegado el momento decisivo, los israelitas con Josué a la cabeza, libraron una batalla pero no en la dimensión física sino espiritual. ¡Y conquistaron Jericó! Recuerde que tal como lo relata el capítulo 6 del libro de Josué, era una ciudad bien cerrada para evitar incursiones del enemigo (versículo 1).

La urbe, ubicada en el valle del Jordan (Cf. Deuteronomio 34.1, 3), a unos 8 kilómetros del mar Muerto, era estratégica porque permitía el dominio de un amplio territorio. Los historiadores señalan que los muros tenían una altitud de 9 metros y 2 metros de espesos. Una auténtica mole de piedra. Sobre las murallas había viviendas. Y sus moradores estaban preparados para dar la batalla.

Por encima de los ataques del mundo de las tinieblas, nuestro amado Dios nos protege…

Frente a esta realidad tangible, los israelitas concebían la posibilidad de entrar por la fuerza, aunque por supuesto, muchos debieron verse asaltados por el temor y el desánimo. Pero Dios les enseñó una estrategia diferente, que nosotros en nuestro tiempo definimos como plan de guerra espiritual: “Mas Jehová dijo a Josué: Mira, yo he entregado en tu mano a Jericó y a su rey, con sus varones de guerra. Rodearéis, pues, la ciudad todos los hombres de guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez; y esto haréis durante seis días. Y siete sacerdotes llevarán siete bocinas de cuernos de carnero delante del arca; y al séptimo día daréis siete vueltas a la ciudad, y los sacerdotes tocarán las bocinas. Y cuando toquen prolongadamente el cuerno de carnero, así que oigáis el sonido de la bocina, todo el pueblo gritará a gran voz, y el muro de la ciudad caerá; entonces subirá el pueblo, cada uno derecho hacia adelante” (Josué 6:2-5).

Sonaba ilógico, pero Josué y los israelitas emprendieron la batalla con las armas más inverosímiles, tratándose de un reto tan grande como era conquistar una ciudad fortificada: rodear el terreno tomando posesión de él, elevar sonidos de guerra—que no es otra cosa que la oración del pueblo en procura de un hecho que rompa toda explicación–, depender del poder de Dios, y finalmente: proclamar victoria.

Piense por un instante en el territorio que habita, en su propio hogar, las finanzas personales… y tantos otros espacios que son suyos, que le corresponden, y que llegó la hora de retomar en el poder, la autoridad y la unción de Jesucristo.

Al séptimo día de estar rodeando y posesionándose del terreno, dieron la última batalla espiritual: “Entonces el pueblo gritó, y los sacerdotes tocaron las bocinas; y aconteció que cuando el pueblo hubo oído el sonido de la bocina, gritó con gran vocerío, y el muro se derrumbó, El pueblo subió luego a la ciudad, cada uno derecho hacia adelante, y la tomaron” (Josué 6.20).

Por supuesto que Satanás tratará de disuadirlo diciéndole a su mente que sólo es una exposición de un fanático religioso. Incluso, es probable que le siembre semillas de dudas. Comprensible porque Él quiere seguir en control de los territorios, de ciudades, de hogares y de finanzas personales. ¡No le crea! Créale a Dios.

Entre 1907 y 1952 arqueólogos europeos y norteamericanos realizaron excavaciones en Cisjordania, donde se ubicaba Jericó. Los estudios a fondo que realizaron, corroboraron que los muros en efecto cayeron, tal como lo evidencian restos de piedra y argamasa desenterrados. Se produjo una implosión, es decir, la estructura cayó de adentro hacia afuera. Precisan que los cimientos no fueron minados y el desplome se debió probablemente a un terremoto. Hay evidencias además, que paralelamente debió producirse un incendio al interior de la ciudad.

Tres círculos divinos de protección

La Biblia es clara cuando enseña que Dios ha definido círculos de poder para proteger nuestra vida, nuestra familia y nuestras posesiones. El mismo Satanás debió reconocerlo, hablando del patriarca Job a quien él no podía atacar. El adversario lo admitió ante el amado Padre celestial: “Satanás replicó:—¿Y acaso Job te honra sin recibir nada a cambio?¿Acaso no están bajo tu protección él y su familia y todas sus posesiones? De tal modo has bendecido la obra de sus manos que sus rebaños y ganados llenan toda la tierra. Pero extiende la mano y quítale todo lo que posee, ¡a ver si no te maldice en tu propia cara!” (Job 1:9-11, Nueva Versión Internacional).

Ah, sin duda estará pensando cuidadosamente en lo que hemos estudiado y en una realidad para su vida: desde el mundo material impactamos el mundo espiritual haciendo guerra espiritual (Cf. Efesios 6.12). Por ese motivo, hoy es el día para que cierre toda puerta que haya abierto a la maldad y comience a recuperar territorio en su ciudad, en su hogar, en su vida personal y sus finanzas.

¿Cómo hacerlo? Primero, evalúe su vida cuidadosamente, identificando dónde hay puertas abiertas al mundo de la maldad; segundo, sométase a Dios plenamente (Santiago 4:7); tercero, párese en la brecha y ordénele –en la autoridad que le dio Jesucristo—que se vaya de su vida, familia, posesiones y territorio. ¡Recobre el terreno! Jamás olvide que lo hacemos en oración y clamor, una poderosa arma que están dejando de utilizar los cristianos, mientras que el diablo está feliz porque puede seguir su estratagema de engaño y mentira.

Adelante. No se detenga. ¡Usted nació para tomar la victoria en Cristo! Jamás lo olvide: Satanás está derrotado. Usted, como hijo de Dios, es el vencedor.

Si tiene alguna inquietud, no dude en escribirme:

Correo electrónico (Email): Ps.Fernando@adorador.com
Ó si lo prefiere, puede llamarme al (0057)317-4913705.

© Fernando Alexis Jiménez.

 

Título: ¡A la batalla! Alcanzando la victoria en la guerra espiritual.

Base Bíblica: Efesios 6:10-20

Introducción:

Los cristianos nos encontramos en medio de una batalla que se libra en los aires, de la cual muchos no tienen conciencia o temen enfrentarla. No obstante, la Biblia es muy clara cuando nos enseña que no podemos rehuir el compromiso y librar la guerra espiritual con las armas de las que disponemos y que provienen de la obra redentora del Señor Jesucristo y que nos garantiza la victoria. Tomar la decisión de batallar y vencer, o someternos a la opresión y ataques de las fuerzas del mal, es nuestra y nada más que nuestra. ¡Es hora de acometer la batalla!.

I.- ES NECESARIO COMPRENDER LA BATALLA ESPIRITUAL QUE LIBRAMOS

1.- Actitudes comunes frente a las actividades del demonio:

a.- Ignorarle, pensando que así no se meterá con nosotros.

b.- Dejarlo quieto, pensando que se cansará de hostigarnos y se irá.

c.- No siquiera mencionarlo al demonio para que no se “incomode”.

En el poder de Jesucristo vencemos el mundo de las tinieblas…

2.- El enemigo conoce más de nosotros de é. Por esa razón es nuestro “acusador” delante de Dios (Hechos 19:13-16;  Apocalipsis 12:10 Cf. Zacarías 3.1).

a.- Satanás conoce si tenemos autoridad.

b.- La Biblia nos revela quién es, qué hace y cuáles son las estratagemas de Satanás,   para ayudarnos a enfrentarlo.

b.1.- Es hora de romper toda atadura de miedo (Salmo 23:4).

b.2.- El Señor Jesús derrotó todo poder de las tinieblas (Hebreos 2:14, 15).

c.- La autoridad está ligada a la fidelidad a Dios.

3.- La lucha contra Satanás y sus huestes no da tregua.

II.- ES NECESARIO CONOCER A QUIEN ESTAMOS ENFRENTANDO

1.- Satanás aprovechar cualquier oportunidad para presionarnos (1 Pedro 5.8).

a.- Satanás busca poner tropiezo (Marcos 1:12, 13).

b.- Satanás busca ponernos en condición de vulnerabilidad (Job 1:6-12)

b.1.- Satanás busca robar, matar y destruir (Juan 10:10).

b.2.- Satanás ataca sorpresivamente (Lucas 10:18)

2.- Satanás mantiene una estructura de gobierno y ataque unida (Lucas 11:17-19).

Satanás gobierno sobre países y ciudades (Mateo 4.8, 9).

3.- Satanás pervierte la enseñanza de verdad (2 Corintios 11:13-15).

a.- Satanás roba la palabra sembrada y ciega a las personas (Marcos 4:14, 15).

b.- Satanás utiliza incluso a personas que jamás imaginaríamos, para engañarnos          (Mateo 16:21-23)

c.- El antiguo ocultismo Satanás lo difunde como la Nueva Era (Deuteronomio 18:10-     12)

4.- Satanás ataca tres áreas de nuestra vida: la mente, el corazón y la lengua.

a.- La mente.

a.1.- Origen de los pensamientos.

a.1.1.- Pensamientos propios.

a.1.2.- Pensamientos que siembra el enemigo.

a.1.3.- Pensamientos que provienen de Dios.

a.2.- Debemos evaluar qué pensamientos anidan en nuestra mente (Filipenses 4.8 Cf. Proverbios 12:5)

a.2.1.- Nuestros pensamientos determinan nuestras actuaciones                                           (Proverbios 23:7 a).

a.2.2.- Solamente Dios conoce nuestros pensamientos (Salmo 7:9 b                               Cf. Jeremías 11:20)

a.2.3.- Debemos llevar todo pensamiento cautivo  a Cristo (2 Corintios  10:3-5).

a.3.- Hay dos fortalezas que nos tornan vulnerables:

a.3.1.- Pensamientos de inferioridad.

a.3.2.- Pensamientos de condenación.

b.- El corazón:

b.1.- Satanás ataca nuestros sentimientos y emociones afectando nuestras  actitudes.

b.2.- Es necesario guardar nuestro corazón de todo mal (Proverbios 4:23).

b.3.- Tres actitudes que abren puertas al enemigo:

b.3.1.- El orgullo.

b.3.2.- La incredulidad.

b.3.3.- El miedo.

c. La boca:

c.1.- Nuestra boca puede ser instrumento de destrucción en manos del diablo.

c.1.1.- Las palabras edifican o destruyen (proverbios 18:26).

c.1.2.- Las palabras pueden ser guiadas por el Espíritu Santo.

c.1.2.1.- Debemos medir el alcance de lo que decimos (Salmo 141.3)

c.1.2.2.- Bendecir o maldecir, la decisión es nuestra (Santiago 3:10  Cf. Mateo 15:18).

III.- ES NECESARIO DISPONERNOS PARA LA BATALLA ESPIRITUAL

1.- Cuatro pasos previos a la confrontación espiritual:

a.- Orar antes de actuar.

b.- Resistir al demonio y tomar autoridad sobre él (Efesios 6.10).

c.- Reconocer que la lucha es de carácter espiritual.

d.- Permanecer firmes, sin flaquear en la fe.

2.- Tener claro que hay fuerzas del bien y de maldad:

a.- Fuerzas de maldad en el mundo espiritual (Efesios 6:12 Cf. Daniel 10:12, 13, 20).

a.1.- Gobernadores. “Puertas del Hades!(Mateo 16.18), desde donde se gobierno a los pueblos.

a.1.1.- Si se “agrietan” los muros, abriendo puertas al enemigo, él se aprovecha.

a.1.2.- Es necesario orar por nuestros gobernantes para que Dios los guíe en sus decisiones (1 Timoteo 2:1, 2 Cf. Ezequiel 22:30).

- Es necesario pedir perdón si nos rebelamos contra nuestros superiores en los niveles secular y eclesial (1 Samuel 15:23 a Cf. Romanos 13:1-3).

a.1.3.- Es necesario “reedificar” los muros en el liderazgo, el gobierno, la  familia etc. (Ezequiel 13:4, 5).

a.2.- Potestades. Espíritus territoriales.

a.3.- Potestades. Fortalezas. Géneros de maldad.

a.3.1.- ¿Qué hacer5?

a.3.1.1.- Evitar frecuentar lugares de influencia de maldad.

a.3.1.2.- Identificar y orar específicamente contra las                                                   potestades.

a.3.1.3.- Permanecer firmes en la oposición.

a.4.- Huestes espirituales.- Mienten e impiden la propagación de la verdad (2 Corintios 4:4 Cf. 1 Timoteo 4:1-3).

a.4.1.- Cuatro elementos que golpean a los demonios:

a.4.1.1.- La vida de pureza en el cristiano.

a.4.1.2.- La intercesión.

a.4.1.3.- La evangelización.

a.4.1.4.- La humildad y fidelidad delante de Dios.

a.5.- Espíritus malignos. Se interesan por bloquear la vivencia del individuo.

IV.- ES NECESARIO TOMAR Y EJERCER AUTORIDAD EN JESUCRISTO

1.- El pecado llevó al género humano a la pérdida de autoridad (Romanos 5.12).

2.- Por la obra redentora del Señor Jesucristo, las fuerzas de maldad fueron derrotadas.

a.- Satanás ya no tiene poder legítimo ni control (Juan 3.8)

b.- Satanás perdió el poder sobre la muerte (Apocalipsis 1.18).

c.- Satanás no puede seguir atando a las personas, a menos que estén sin Cristo Jesús  o abran puertas al enemigo (Lucas 4:18, 19 Cf. Hechos 10:38)

3.- Por la obra redactora del Señor Jesucristo tenemos autoridad de echar fuera demonios (Marcos  16:17, 18).

a.- El Señor Jesucristo libró de todo dominio  del enemigo (Colosenses 1:13).

b.- El poder de dios en nosotros es más fuerte que cualquier amenaza del enemigo        (Juan 4:4).

c.- Si ejercemos autoridad en Jesucristo, el enemigo no nos podrá hacer daño (Lucas          10:19).

d.- No basta con reconocer que tenemos autoridad. Es necesario ejercerla.

4.- Cinco principios para ejercer autoridad en Jesucristo:

a.- Usar el nombre del Señor Jesucristo al batallar contra las tinieblas (Marcos 16:17).

b.- Usar la Palabra de Dios (Efesios 6.17).

c.- Movernos en el poder del Espíritu Santo (Mateo 12.28).

d.- En el poder de la sangre del Señor Jesucristo (Apocalipsis 12:11).

e.- Guardando el testimonio de vida (Apocalipsis 12:11).

Conclusión:

En la medida que demos la batalla en Jesucristo el Señor, tomando la autoridad que Él nos aseguró por su obra de redención en la cruz donde se venció el obrar de las huestes de maldad, podremos no solo frenar el avance de Satanás sino además, ponerlo en huida, resistiéndole firmemente en todo momento. Como cristianos estamos llamados a dar la batalla, teniendo la certeza de que en Jesucristo somos más que vencedores.

© Fernando Alexis Jiménez


8 comentarios

8 pensamientos en “SERMONES

  1. Excelentes bosquejos para predicar y compartir, gracias al aporte brindado podemos llevar este mensaje a los corazones , Dios les bendiga pastor Fernando Alexis Jimenes

    • si pudiera enviar a mi correo todos los comentarios para poderlos compartir, y asi edificarme y ayudar a otros… bendiciones

  2. Doy gracias a Dios por los hermanos dispuestos a compartir con otros SU PALABRA…!!!! Muchas bendiciones!!!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s