El amor debe permanecer en la relación familiar


Deja un comentario

El amor perdura dando solidez a la familia


El amor debe permanecer en la relación familiar

El amor debe permanecer en la relación familiar

Si hay algo que asegura la permanencia de la familia, la solidez en la relación de pareja y una buena comunicación en el esquema padres-hijos, es el amor, que debe primar en todo momento. “Mi esposa tiene muchos kilos demás, voy a separarme.”, se quejaba un hombre. ¡Sin duda nunca la amó, porque el amor está por encima de las circunstancias! “Mi marido es insoportable con sus achaques”, se lamentó una mujer próxima a los cincuenta años. ¡Lástima, mi hermana: Se ve que nunca amó a su esposo! Comprendo que podrá argumentar que el amor se acaba, con lo cual el asunto es más grave porque si ha dejado de querer a su cónyuge es porque no cultivó el amor, que debe regarse diariamente con palabras y hechos. Sigue leyendo

Permita que Dios reine en su relación familiar


Deja un comentario

Dele el primer lugar a Dios y aleje problemas familiares


Permita que Dios reine en su relación familiar

Permita que Dios reine en su relación familiar

Una joven mujer compartía su desesperación por la situación de su hogar. “Mi esposo no es el mismo que conocí, es decir, el novio de mi tiempo de universidad. Es desconsiderado, bebedor y en algunos casos agresivos.”. Compartir la vida juntos se había tornado en un infierno.

            Cuando profundizamos un poco en el asunto descubrimos que al comienzo iban juntos al servicio dominical. Hasta allí todo iba bien. El asunto comenzó a complicarse  cuando decidieron quedarse un poco más descansando, en cama. Iban al mediodía a la reunión de la Iglesia. La costumbre tomó tal fuerza que ya ni siquiera iban al templo. ¡Habían llegado los problemas! Sigue leyendo

El divorcio jamás ha sido ni será la solución


Deja un comentario

Estrategias para evitar el divorcio


El divorcio jamás ha sido ni será la solución

El divorcio jamás ha sido ni será la solución

El crecimiento de las separaciones dispara las alarmas de una sociedad como la nuestra en la que millares de niños y niñas deben enfrentar cada año la disyuntiva de con quién me voy: ¿Con mi papá o mi mamá? A ellos se les conoce como los “hijos del divorcio”. Tras la decisión de ir cada cónyuge por su lado, los hijos e hijas crecen en medio de enormes problemas de inseguridad, agresividad, sensación de rechazo, inconformidad y desconfianza. Sigue leyendo

Dios nos concede la paz al interior de la familia


Deja un comentario

¿Qué hacer cuando persisten los problemas familiares?


Dios nos concede la paz al interior de la familia

Dios nos concede la paz al interior de la familia

Una esposa me escribía desalentada por que el trabajo le estaba robando a su marido. Es cierto, tenían una buena situación económica y posición social, pero el distanciamiento con el marido y los hijos era evidente. Estaban a las puertas del divorcio. ¿Debería ser así? Por supuesto que no.

            Una buena parte de las relaciones de pareja terminan en un estado de estancamiento como consecuencia de la rutina. Los miembros de la pareja sencillamente se resignan a vivir juntos, a sobrevivir, dejar que los días pasen sin que nada extraordinario ocurra con sus vidas, la de su cónyuge y la de sus hijos. No les anima otro interés que procrear, llevar sus niños y adolescentes al nivel de adultez, proveer para la universidad y emprender un nuevo ciclo cuando ellos abandonan el seno del hogar. Sigue leyendo

Con ayuda de Dios podemos llegar a nuevos niveles en la relación matrimonial


Deja un comentario

El común denominador de quienes vuelan alto


Con ayuda de Dios podemos llegar a nuevos niveles en la relación matrimonial

Con ayuda de Dios podemos llegar a nuevos niveles en la relación matrimonial

¿Ha escuchado hablar de Carl Maxie Brashear? Probablemente no le suene conocido el nombre; no obstante, marcó la historia de muchos norteamericanos. Se constituyó en el primer afrodescendiente en convertirse en maestro de buceo de la marina estadounidense. Nació en 1931. El 25 de febrero de 1948, cuando había pasado la segregación que impedía el ingreso de personas de color a las fuerzas militares, se enlistó en la fuerza naval. En 1956 se graduó como buzo y llegó a ser instructor jefe. Debido a un accidente que lisió una de sus piernas, decidió pedir la amputación de su extremidad con el fin de no tener impedimentos para ejercer su profesión de buzo. Sigue leyendo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.404 seguidores