Inicio » FAMILIA » Los hijos, una bendición de Dios

Los hijos, una bendición de Dios

familiafeliz

Jamás olvide que los hijos son una enorme
bendición de Dios para su vida…

Fernando Alexis Jiménez

La mujer se tomó la cabeza con las manos. Estaba fuera de casillas. Miró en derredor. Sus dos hijitos, de tres y cinco años, habían vuelto la sala de estar un campo de batalla. Por todos lados había juguetes y almohadas. Sólo a gritos descontrolados logró que dejaran de jugar. Y en medio de su desespero dijo: “Estos hijos me van a enloquecer”.

Hay un texto maravilloso que le invito a leer. Se encuentra en el Salmo 127:3-5: Los hijos son un regalo del Señor; son una recompensa de su parte. Los hijos que le nacen a un hombre joven son como flechas en manos de un guerrero. ¡Qué feliz es el hombre que tiene su aljaba llena de ellos!”(Salmo 127:3-5. Nueva Traducción Viviente)

En Latinoamérica hay un decir popular bastante interesante: “Cada nuevo hijo viene con el pan bajo el brazo”, refiriéndose a que no pasará necesidades. No obstante, es sorprendente el número de abortos que se practican diariamente. Así mismo, el creciente número de casos de maltrato intrafamiliar. Algunos hijos son traumados en la infancia y se convierten en jóvenes rebeldes y adultos resentidos…

El sicólogo colombiano, Álvaro Sierra, investigador del Instituto de Familia de la Universidad de la Sabana, enfatiza que es fundamenta que los padres ejerzan su rol en el hogar debido a que ejercen una poderosa influencia en el desarrollo emocional y social de sus chicos.

Un estudio de la Facultad de Sicología de la Universidad de Valencia, en Espala, señala que “Está comprobado que los adultos a quienes se les dificulta demostrar sus sentimientos como el cariño hacia los demás, no tuvieron un padre amoroso en casa”(Diario El País. 12/06/2012. Pg. C-6)

Es necesario cambiar nuestra perspectiva sobre los hijos y brindarles un trato amoroso, comprensivo y—en todo momento—edificante. En usted y en mí recae esa enorme responsabilidad, como lo anota el autor bíblico en el Salmo 127, versículos del 3 al 5.

Observe por favor que la perspectiva que nuestro amoroso Padre celestial tiene de los hijos, es que son una enorme bendición para nuestra existencia. Y como tal, debemos recibirlos, criarlos y brindarles asistencia, cuidado y buena vida al interior de su hogar.

El Señor Jesucristo quiere ayudarle en esa tarea; sin embargo, es fundamental que lo reciba en su corazón. Hoy es el día para tomar esa decisión. No deje que pasen los días sin que le abra las puertas de su corazón. Puedo asegurarle que no se arrepentirá…

¿Comprende porque usted y yo podemos cambiar el curso de la historia. Es algo maravilloso si emprendemos el camino tomado de la mano del Señor Jesús.

Ahora, ¿cómo imprimir un cambio en la crianza de los hijos? Le sugiero siete principios: Exprese amor a sus hijos, pase tiempo con sus hijos, dejen de lado el autoritarismo, sea amigo de sus hijos, no se ocupe tanto del fútbol, los amigos y la tecnología, no promueva el machismo, y por último:    Transmita seguridad a sus hijos.

No desestime su enorme responsabilidad como padres. Recuerde que está edificando una sociedad sólida a través de los hijos que está educando hoy. Sea un buen padre o una buena madre: Dios y la sociedad lo compensarán.

Ah, y si Cristo Jesús no reina en su corazón, que sea éste el día para que le reciba como su Señor y Salvador.

© Fernando Alexis Jiménez

¿Ya hizo hoy su DEVOCIONAL? Le invitamos para que HAGA CLIC AQUÍ…

 

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¡RECIBA HOY A JESUCRISTO!

Es tiempo de recibir a Cristo en su corazón

El paso más grande para avanzar hacia el perdón, radica en recibir a Jesucristo como Señor y Salvador de nuestras vidas. Puede hacerlo ahora mismo, con solo decirle: “Señor Jesucristo, reconozco que he pecado. Gracias por perdonarme y permitirme perdonar, mediante la fuerza de tu Espíritu Santo. Hoy te recibo en mi corazón como su único y suficiente Salvador. Haz de mi la persona que tú quieres que yo sea. Inscríbeme en el Libro de la Vida. Amén”

Si hizo esta oración, lo felicito. Su existencia será renovada. Comienza hoy un nuevo capítulo en su existencia. Ahora tengo tres recomendaciones:

Si tiene alguna inquietud, por favor, no deje de escribirme ahora mismo a pastorfernandoalexis@gmail.com o llamarme al (0057)317-4913705.

© Fernando Alexis Jiménez

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.733 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: