¿Se puede romper un pacto con el diablo?

Deja un comentario

¿Cómo romper un pacto con Satanás?

 Fernando Alexis Jiménez

 Lo único que recuerda Leonardo es que se involucró en el satanismo a través de varios compañeros de clases que lo retaron a cruzar las fronteras de lo sobrenatural. Le pareció excitante, y accedió.

 En una de las tantas juergas con sexo, drogas y alcohol que celebraban los viernes en la noche, después de la cátedra, cedió a la tentación e hizo pacto con Satanás. Él sabía que sus presentes amigos eran satanistas, pero siempre le restó importancia a las ceremonias que practicaban. Consideraba que eran ritos extraños y excéntricos.

 Aquel día, del que olvidó la fecha, sacrificaron una gallina. La sangre vertida sirvió para firmar una carta en la que le rendía su vida al diablo a cambio de popularidad. Luego quemaron el papel. El muchacho reía divertido porque creía que era un juego. Tiempo después comprobó que el compromiso hecho aquella noche era muy serio.

 Ahora, el demonio le concedió popularidad, pero también lo arrinconaba con tremendos períodos depresivos que lo conducían a tendencias suicidas.

 Un domingo en la tarde Leonardo se ahorcó. Sobre la mesa de noche dejó una nota: “Satanás me pidió la vida.” Todos en casa estaban desconcertados.

Cristo el Señor nos hace libres de las ataduras al mundo de las tinieblas

 Esta historia que tuvo como escenario la ciudad de México, nos lleva a reflexionar en el hecho de si es posible o no renunciar a un pacto satánico…

 ¿Es posible renunciar a un pacto con Satanás?

 Una estrategia de Satanás contra quienes hicieron algún tipo de pacto con él –bien sea escrito, ritual, sacrificio de animales o seres humanos o a través de vertimiento de sangre—es llevarlos a pensar que no pueden revertir su decisión.

 Es cierto, el Adversario concede poder, fama y riqueza, pero el propósito final es la destrucción física y espiritual de quienes hayan hecho algún acuerdo con él. Como enseñó el Señor Jesús “El propósito del ladrón es robar y matar y destruir…” (Juan 10:10 a. Nueva Traducción Viviente)

 ¿Cómo entonces se puede escapar de las redes satánicas? Renunciando a Satanás y al ocultismo. Es una decisión conciente que la persona debe tomar. No por presión o influjo de quien ministra liberación en el poder de Jesucristo sino voluntaria de quien hizo pacto con el enemigo. El segundo paso radica en recibir a Jesucristo como Señor y Salvador.

 Una joven que estaba en proceso de salir de la atadura demoníaca, relató: “El diablo me amenaza. Dice que si renuncio a él, me matará o a alguien de mi familia.” ¡Tremenda mentira! La intimidación es su arma favorita. Afianza el gobierno que ejerce sobre sus esclavos bajo el manto del temor. ¡No le crea a Satanás; créale a Dios!

 Quizá usted hizo alguna vez un pacto satánico. No se lo ha confesado a nadie y no sabe qué hacer para salir de esa espiral sin fondo. Téngalo presente: ¡Hay una salida a su situación! Jesucristo quiere hacerlo libre.

 Apropiése de la libertad en Cristo

 Un joven que por años estuvo atado a Satanás a través de un pacto de sangre con el enemigo, estaba desesperado y en varias ocasiones quiso quitarse la vida. “El demonio me dice que debo morir”, aseguraba con angustia. Es cierto, tenía a disposición a todas las chicas que quisiera y no le faltaba dinero en los bolsillos, pero pasados apenas tres años y medio de su compromiso con el mundo de las tinieblas, el enemigo lo concitaba a auto eliminarse; al fin y al cabo lo que Satanás da no es para siempre.

 Con este empleado de sistemas a quien muchos consideraban un ingeniero exitoso, pero que estaba encadenado con un pacto satánico, fue necesario revisas las Escrituras una y otra vez hasta que comprendiera que debía apropiarse de la libertad que nos concede Jesucristo, nuestro amado libertador.

  El autor de la carta a los Hebreos describe el enorme alcance de la libertad que el Señor Jesús ganó para nosotros: “Debido a que los hijos de Dios son seres humanos—hechos de carne y sangre—el hijo también se hizo carne y sangre. Pues sólo como ser humano podía morir y sólo mediante la muerte podía quebrantar el poder del diablo, quien tenía el poder sobre la muerte. Únicamente de esa manera el Hijo podía libertar a todos los que vivían esclavizados por temor a la muerte.”Hebreos 2:14, 15. Nueva Traducción Viviente)

 Ya Cristo nos hizo libres. Ahora es necesario que nos apropiemos de esa libertad. Recuerdo la historia de un hombre que pasó nueve años en la cárcel. Lo acusaban de un crimen que no cometió. Libró una enconada batalla en los estrados judiciales, pero todo resultó adverso a su causa. Trascurrido ese tiempo y ante un requerimiento de la defensa para que revisara el caso, se comprobó su inocencia mediante una prueba de ADN. ¡Quedó libre! Y ahí comenzó su calvario porque no sabía qué hacer. Cuando los guardas carcelarios le dijeron que debía irse, ¡él mismo no podía creer que era libre!

 Usted, mí estimado amigo o amiga que ha estado atado a Satanás por un pacto, debe apropiarse de la libertad que trajo Cristo a su vida. Recuerde siempre que el Señor Jesús lo hizo libre. Gracias a la sangre que vertió por usted en la cruz, lo tiene ahora en la frontera que lo separa de ver rotas esas cadenas. Basta que le abra las puertas de su corazón.

 Satanás, un enemigo vencido

 Satanás está vencido. Cristo lo derrotó en la cruz. Venció sobre el dominio de las tinieblas. El apóstol Pablo lo explicó a los creyentes de Colosas y también a nosotros hoy cuando escribió: “Ustedes estaban muertosd a causa de sus pecados y por que aún no les habían quitado la naturaleza pecaminosa. Entonces Dios les dio vida con Cristo al perdonar todos nuestros pecados. Él anuló el acta con los cargos que había contra nosotros y la eliminó clavándola en la cruz. De esa manera, desarmó a los gobernantes y a las autoridades espirituales. Los avergonzó públicamente con su victoria sobre ellos en la cruz.”(Colosenses 2:13-15, Nueva Traducción Viviente)

Todo lo que usted hizo, incluso ese pacto con Satanás, quedó roto gracias al sacrificio del Señor Jesús. En la cruz venció las obras del Adversario y de sus huestes.

Usted es libre. Haga uso de esa libertad. Renuncie voluntariamente y en oración al pacto con Satanás y, segundo, ábrale las puertas de su corazón a Jesucristo. Él tiene las llaves de su libertad.No le crea al Adversario, créale a Dios. Así es que, si en el proceso de ser libre, algún demonio lo amenaza con quitarle la vida, recuérdele que Cristo ya venció sobre el mundo de las tinieblas y que su vida le pertenece a Él.

Reciba a Jesucristo como Señor y Salvador

La decisión que trae liberación al ser humano, es recibir a Jesucristo como nuestro único y suficiente Salvador. Es una decisión de la que no nos arrepentiremos jamás. Además, es muy fácil. Basta con decirle, allí donde se encuentra: “Señor Jesús, reconozco mi pecado y que, producto de un pacto con Satanás, me encuentro atado. Quiero ser libre y recibir la libertad que me ofreces. Hoy renuncio voluntariamente a todo pacto suscrito con el mundo de las tinieblas, y te recibo Señor Jesucristo como mi único y suficiente Salvador. Declaro que mi vida te pertenece. Haz de mi la persona que tú quieres que yo sea e inscribe mi nombre en el libro de la vida. Amén”

¡Bienvenido a la libertad! Cristo lo hace libre. En adelante, permanezca prendido de la mano de Jesucristo. Ahora tengo tres recomendaciones para usted. La primera, hacer de la oración un principio de vida diario; el segundo, lea la Biblia. Aprenderá principios maravillosos para su crecimiento personal y espiritual, y por último, comience a congregarse en una iglesia cristiana. ¡Su vida jamás será la misma!

Si tiene alguna inquietud, por favor, no dude en escribirme a pastorfernandoalexis@hotmail.com  o llamarme al (0057) 317-4913705

 

© Fernando Alexis Jiménez

About these ads

Autor: ESTUDIOS BIBLICOS DE GUERRA ESPIRITUAL

¡Bienvenido al más completo Centro de EstudiosBíblicos de Guerra Espiritual!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.209 seguidores